Publicidad

‘Cacerolazo’ y disturbios en el toque de queda en Quito

Medida se cumplió de forma irregular. La capital estuvo activa entre cierres viales y protestas.

Los capitalinos se pronunciaron con el cacerolazo, una manifestación pacífica en favor de la paz. La acción tuvo réplicas en todo el país. Foto: redaccion

La capital ecuatoriana siguió sin su actividad normal el fin de semana, y es que a la dificultad de moverse por la ciudad en los últimos días, el toque de queda decretado por el presidente Lenín Moreno frenó a la ciudadanía, aunque no por esto se apagaron las manifestaciones   contra las medidas económicas y actos de violencia generados en once días de protesta. 

Sin transporte, la ciudadanía buscó formas para moverse hasta la tarde del sábado, pero después de las 15:00, cuando entró en vigencia la restricción de movilidad, todo se complicó para los transeúntes, que apuraron el paso para ir a casa. 

El silencio en la ciudad se impuso entrada la noche, pero un cacerolazo lo interrumpió a las 20:30. Pese a la restricción, la gente salió de sus viviendas para hacer sonar las ollas, el acto se repitió a lo largo de la ciudad y en algunos sectores por más de una hora. 

#Ecuador | Despite the curfew, the citizens of #Quito make themselves heard with the "#Cacerolazo" to demonstrate their rejection of the militarization imposed in the whole city. #EcuadorEnCrisis

Con cacerola en mano, muchos desfilaron por sus barrios, y aunque la protesta no quedó claro si fue contra las medidas económicas, las confrontaciones en las calles o la represión de la fuerza pública, como pregonaron varios sectores sociales, muchos coincidieron en que fue “por la paz”; lo cierto es que se desarrolló sin violencia. 

Publicidad

Distinto fue en zonas periféricas donde la medida se cumplió a medias y siguieron los bloqueos de calles, sin presencia de fuerzas del orden que garantizaran la movilidad. 

La autopista que lleva a Sangolquí, al Oriente, fue cerrada en varios tramos, igual la avenida Simón Bolívar, y en los accesos a Calderón o Carapungo, en el norte, donde presuntos grupos vandálicos quemaron la Unidad de Policía Comunitaria. 

El tránsito vehicular en estas zonas se permitió “con peaje”, referencial de un dólar, para que los manifestantes retiraran llantas y troncos de las vías. 

Las primeras horas del domingo no fueron distintas en estos sectores, y pese a seguir el toque de queda, la Simón Bolívar registró incidentes. En el sur, en la Forestal, un grupo de personas volvió a impedir la circulación y con amenazas detuvieron vehículos. 

La actividad comercial no se restableció y mercados como el Mayorista permanecieron cerrados. Aquí los comerciantes se dividieron, unos llamaban a seguir con la paralización, mientras que otros querían retomar sus ventas, porque sus productos “se estaban perdiendo”. 

Hacia el norte, por la Panamericana, un contingente de militares repelió con bombas lacrimógenas a hombres encapuchados que lanzaban las conocidas bombas molotov y piedras desde colinas del sector. Acá hubo un detenido. 

Para las 11:30, y en medio de actividades de limpieza en la ciudad, Fuerzas Armadas retiró “temporalmente” la restricción de movilidad en espera del diálogo entre el Gobierno e indígenas. A las 20:00 se  reactivó la medida. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?