Sara Roque Ocampo asegura que cumplió con todos los requerimientos para ser candidata al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) y así participar en las elecciones del pasado 24 de marzo.

Ella indica que en noviembre de 2018 le notificaron de su descalificación al constar como afiliada al partido Izquierda Democrática (ID). Asegura que le falsificaron la firma.

“Yo tengo un certificado del CNE que no pertenezco a ninguna agrupación política y luego me mandaron a decir que he sido descalificada porque pertenecía a la ID”, cuenta.

A Lenin Saguay le ocurrió lo mismo. Aparece como afiliado al movimiento Justicia Social.

Publicidad

Los casos de Roque y Saguay son parte de 85 personas que no lograron llegar a ser postulantes por esa dignidad al constar como afiliadas o adherentes a agrupaciones políticas.

Esas denuncias, de acuerdo con César Cárdenas, director del Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos de Guayaquil, son una muestra de que continúan las irregularidades como ocurrió hace siete años.

En julio de 2012, cientos de ciudadanos –en redes sociales– manifestaron su rechazo al constatar que sus nombres aparecieron en el sistema de cómputo del organismo como afiliados o adherentes a partidos políticos, sin haber firmado ningún documento que los acredite como tales.

Cárdenas indicó que tras estos acontecimientos hoy darán a conocer una propuesta al CNE para que el ciudadano conozca si está o no afiliado a un partido político: “Vamos a activarlo desde la ciudadanía. Hay que sugerir y proponer cómo solucionar este problema”.

Alfredo Velazco, director de Usuarios Digitales, quien participará de esta propuesta, indica que la falsificación de firmas en 2012 fue un delito masivo que afectó a la democracia.

“Este fraude masivo ha permitido que se utilice para separar de procesos o ser descalificados a postulantes, o incluso de excusa para ser admitidos poniendo en duda su anterior adherencia”, señala.

Cárdenas y Velazco plantean que las firmas falsificadas de ciudadanos sean trasladadas a entes de control. (I)