Varias organizaciones de trabajadores apoyan las reformas laborales acordadas en el seno del Consejo Nacional de Trabajo y Salarios. Este jueves representantes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), de la Federación Nacional de Trabajadores Públicos y Privados del Ecuador y del Comité de Empresa Único de los Trabajadores del Ministerio de Educación, pidieron al Gobierno enviar de manera urgente las reformas a la Asamblea, incluyéndolas en la ley de Fomento Productivo.

Dichas reformas tienen que ver con una jornada especial de 40 horas que puede repartirse entre seis y hasta 12 horas diarias; un contrato de emprendimiento y la reducción de recargos por contratos eventuales y ocasionales.

Richard Gómez, presidente de la CUT, y también miembro del Consejo Nacional de Salarios, dijo que las tres reformas buscan dar las herramientas jurídicas para que en Ecuador pueda haber trabajo.

Indicó que su preocupación no pasa solo por la situación de los ciudadanos que actualmente sí tienen trabajo, sino por la de 5 millones de ecuatorianos que están en el desempleo y el subempleo. Además cuestionó a dirigentes del FUT, al que calificó como “sindicalismo viejo” que se oponen a las reformas y han convocado a una huelga en los próximos días.

Ivan Peñaranda, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Públicos y Privados del Ecuador, sostuvo que las reformas se vinieron trabajando durante ocho meses y luego fueron aprobadas por consenso entre empleadores, trabajadores y el Ministerio de Trabajo.

Aseguró que lo que se ha buscado es ser parte de la solución y no hacer politiquería. (I)