El gobierno del presidente Donald Trump no tardó en declarar su entusiasta respaldo el martes al intento de la oposición de Venezuela de provocar un levantamiento militar en contra del asediado mandatario Nicolás Maduro, con la esperanza de que haya acciones decisivas en una crisis política que azota a la nación sudamericana.

Horas después, Trump amenazó con nuevas sanciones y con un “completo y total embargo” contra Cuba si sus tropas no cesan operaciones en Venezuela. El asesor de Seguridad Nacional John Bolton alegó previamente que las tropas cubanas mantenían a Maduro en el poder en Caracas.

El gobierno de Estados Unidos afirma que hay unos 20.000 efectivos y agentes cubanos trabajando en Venezuela para respaldar al gobierno de Maduro. Cuba niega que sea así y señala que la mayoría de esas personas son trabajadores médicos cuyos pagos forman parte importante de los ingresos de la isla por servicios.

Publicidad

En La Habana, la reacción fue inmediata.

“No hay operaciones militares ni tropas cubanas en Venezuela. Llamamos a la comunidad internacional a detener peligrosa escalada agresiva y preservar la paz. Basta ya de mentiras”, escribió el martes por la noche en su cuenta de Twitter el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Rechazamos enérgicamente la amenaza de bloqueo total y completo de #Trump contra #Cuba. No hay operaciones militares, ni tropas cubanas en #Venezuela. Llamamos a la comunidad internacional a detener peligrosa escalada agresiva y preservar la #Paz. Basta ya de mentiras #SomosCuba pic.twitter.com/uN8hsgagfX

Mientras, el canciller Bruno Rodríguez acusó a Bolton de ser un “mentiroso patológico” y reiteró que los colaboradores cubanos en Venezuela son principalmente médicos.

Publicidad

Trump y altos funcionarios en política exterior de su gobierno comentaron durante toda la jornada, y describieron las acciones que encabezan los líderes opositores Juan Guaidó y Leopoldo López como un paso hacia la restauración de la democracia.

“¡Estamos con ustedes!”, tuiteó el vicepresidente Mike Pence a la oposición. Pence, quien ha tenido un papel protagónico en las labores del gobierno para persuadir a Maduro de que dimita, le dijo al grupo opositor: “Estados Unidos estará con ustedes hasta que se restauren la libertad y la democracia”.

Publicidad

De igual forma, el mismo Trump escribió en Twitter que monitorea la situación y que “¡Estados Unidos está con el pueblo venezolano y su libertad!”.

Bolton comentó que era un “momento muy delicado” para Venezuela. “Si este esfuerzo falla, se hundirán en una dictadura de la que hay muy pocas alternativas posibles”, declaró desde la Casa Blanca.

El respaldo incondicional a la rebelión refleja los objetivos de un gobierno que desde sus primeros días ha buscado la salida de Maduro. Pero también fue un inusual apoyo abierto de cualquier gobierno a una protesta masiva que tomaba tintes violentos. (I)