La comisión de Derechos de los Trabajadores de la Asamblea abrió el debate para una resolución sobre el informe aprobado para primer debate que revisa los porcentajes de las utilidades de los trabajadores petroleros, mineros y eléctricos. 

Hasta el edificio del Parlamento llegaron trabajadores y representantes de los gobiernos seccionales de la Amazonía. Los primeros piden la aprobación del proyecto, mientras que los gobiernos locales y regionales reclaman el archivo del proyecto de Ley. La reacción de estos sectores provocó que la comisión vuelva a tratar el proyecto, aunque el informe para primer debate reposa en la Presidencia de la Asamblea y fue distribuido a todos los legisladores. 

Perjuicio a amazónicos

Salvador Quishpe, representante de la mancomunidad de Consejos Provinciales de la Amazonía, expresó su preocupación por el proyecto en trámite porque resta los  recursos para la Amazonía, al reducir el 12% de los recursos que ingresan al fondo común amazónico destinado a mejorar la calidad de vida de las comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas de la región.

Publicidad

Pidió a los legisladores de la comisión buscar nuevos recursos para atender el pedido de los trabajadores, pero no disminuir aquellos recursos que hoy se incluyen en la Ley Amazónica. 

Quishpe informó que el lunes se realizó una asamblea extraordinaria de autoridades de los tres niveles de la Amazonía en Puyo, y se declaró en movilización permanente hasta que se archive el proyecto de Ley, de lo contrario se activarán jornadas de protesta. 

La legisladora Cristina Reyes (PSC) pidió que la comisión busque una salida que atienda a los trabajadores petroleros, pero que se exija al gobierno cumplir con la Amazonía. 

Edwin Miño, secretario del Congope, explicó que les preocupan las reformas y aclaró que no está en contra de los derechos de los trabajadores petroleros, pero pide que no se afecte a los ingresos de los habitantes de la región. 

Buscan consensos

Fausto Terán (AP) propuso que se pida la comparencia al ministro de Finanzas, Richard Martínez, para encontrar una salida a fin de establecer una compensación a los amazónicos, pero atendiendo las demandas de los trabajadores. 

Desde el bloque de CREO, Roberto Gómez aclaró que se abstuvo de votar por el informe que causó una reacción social de la Amazonía, pues dijo que se aprobó el informe del proyecto al apuro y sin escuchar a las partes supuestamente afectadas. 

Pidió que se invite a las cámaras, al Ministro de Finanzas, a los representantes de los gobiernos seccionales amazónicos, para que todos los sectores sientan que se llega a consensos. (I)