El pánico por los marcianos se apoderó de Quito hace 70 años

El pánico por los marcianos se apoderó de Quito hace 70 años
El pánico por los marcianos se apoderó de Quito hace 70 años
La transmisión en Quito y que provocó el incendio tuvo las mismas consecuencias que la realizada por Orson Welles en 1938 que causó pánico similar en los oyentes de las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey. Archivo
Freddy Avilés Zambrano
12 de Febrero, 2019 - 00h00
12 Feb 2019 - 00:00

Un 12 de febrero de 1949, los habitantes de la ciudad de Quito se aprestaban a iniciar su jornada de descanso nocturno cuando el terror se apoderó de ellos al escuchar una emisión radial que anunciaba la invasión de un ejército de marcianos a nuestro territorio.

El motivo que causó esta situación de pánico fue una transmisión radial de la conocida novela de ciencia ficción La guerra de los mundos del británico H.G.Wells. La transmisión se realizó a través de Radio Quito y el susto que se generó motivó el ataque de la población enardecida a las instalaciones de la emisora que funcionaba en el edificio de diario El Comercio, produciéndose un voraz incendio que dejó muertos, heridos y pérdidas millonarias.

El origen del drama

Como cada noche, el conjunto de radio-teatro de Radio Quito inició la transmisión. Para la misma utilizó todo el aparataje de sonido, ruidos, detalles y efectos especiales para darle el mayor realismo a la acción que era una supuesta invasión marciana al Ecuador. Uno de los sitios de aterrizaje de las naves espaciales era el sector de Cotocollao, lo que motivó a que varios policías requisaran vehículos para trasladarse al lugar de la supuesta llegada.

Ante la elevada intensidad del programa, los oyentes comenzaron a llamar insistentemente preguntando si era verdad lo que se estaba escuchando por las ondas radiales. Debido a esta situación, los encargados del segmento tuvieron que interrumpir la emisión para informar al público que todo era ficción basada en una obra literaria, pidieron mantener la calma en un mensaje que emitían cada cierto tiempo durante el programa.

En las calles la situación era otra. La gente aterrorizada salía de sus casas en pijamas tratando de huir de la ciudad a como dé lugar para evitar ser atacada por los que presumían eran belicosos extraterrestres, llevando lo que podían tener a mano. Iban grupos familiares, pues en la transmisión habían escuchado que la ciudad de Latacunga ya había sido destruida por las fuerzas invasoras.

En las inmediaciones de la radio se iban agrupando decenas de personas indignadas por la situación. De pronto, la gente comenzó a lanzar piedras y papel quemado al edificio de El Comercio que casi de inmediato comenzó a incendiarse.

Agentes de la policía aparecen posteriormente y comienzan a repeler con gases lacrimógenos a los manifestantes, estos responden a la embestida policial con violencia y destruyen el mobiliario de la planta baja del diario capitalino.

Por temor a que el fuego se propague se llamó a los bomberos, que llegaron a las once y media de la noche, mientras para apoyar a los elementos de la gendarmería, por disposición del Ministerio de Defensa se enviaron unidades del Cuerpo Motorizado del Ejército con tanques, carros blindados y efectivos de la Caballería que para evitar saqueos establecieron un cerco alrededor del periódico y de la Plaza de la Independencia .

Con la ayuda de personal civil, los bomberos lograron controlar el fuego a las doce de la noche y la calma fue apoderándose poco a poco del sector. El presidente de la República Galo Plaza en una declaración dada al día siguiente dijo que "por la imprudencia que había provocado el estado de terror en la capital se iba a estudiar la posibilidad de reglamentar las nuevas audiciones de radio".

En un comunicado, personeros de diario El Comercio deslindaron la responsabilidad del hecho y expusieron que la dramatización hecha por la emisora fue realizada sin autorización ni conocimiento de los directivos de la empresa.

El pánico en Nueva York

Esta transmisión tuvo similares consecuencias a la realizada por Orson Welles que causó pánico en los oyentes de las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey. Welles y la Mercury Theatre on the air adaptaron la novela para la radio y realizaron una emisión en plena noche de Halloween de 1938.

El resultado fue una jornada de terror para los oyentes que creyeron que efectivamente los marcianos habían invadido los Estados Unidos. Según reportes luego del acontecimiento se calcula que más de un millón de personas creyeron en la autenticidad de la invasión y un porcentaje igual expresó temor de la llegada de extraterrestres a la Tierra.

Los costos en Ecuador

- Cinco millones de sucres fue el estimado de pérdidas por el ataque y posterior incendio ocurrido en el edificio de El Comercio.

- Ocho personas murieron y varias resultaron heridas tras el incidente.

- Personas conocedoras de la obra literaria y que escucharon la emisión radial consideraron que la caracterización fue impecable y no podían salir del asombro por la reacción violenta de las personas.

Fragmentos radiales de la Guerra de los Mundos

''Señoras y señores, esto es lo más terrorífico que nunca he presenciado... ¡Espera un minuto! Alguien está avanzando desde el fondo del hoyo. Alguien... o algo. Puedo ver escudriñando desde ese hoyo negro dos discos luminosos... ¿Son ojos? Puede que sean una cara. Puede que sea...

“Una llamarada ha brotado del espejo y se dirige a los hombres que avanzan. ¡Los ha alcanzado! ¡Dios mío, los ha fulminado!”

“Mientras tanto, conservando nuestra fe en Dios, cada uno de nosotros debe continuar cumpliendo con sus deberes, de suerte que nos sea posible oponer a ese enemigo destructor una nación unida, valiente y consagrada a conservar la supremacía humana en esta tierra”. (I)

El pánico por los marcianos se apoderó de Quito hace 70 años
Ecuador
2019-02-12T00:00:54-05:00
La causa de esta situación de pánico fue una transmisión radial de la conocida novela de ciencia ficción La guerra de los mundos del británico H.G.Wells.
El Universo

Lo más leído