Galápagos tiene un inventario de las especies introducidas. El Gobierno reveló ayer que el Archipiélago tiene 1.579 especies terrestres y marinas que han sido introducidas.

De ese grupo, 821 son plantas terrestres, 545 insectos terrestres, 77 invertebrados terrestres, 63 patógenos, 50 vertebrados, 21 invertebrados marinos y 2 plantas marinas.

Las cifras fueron expuestas por el ministro del Ambiente, Marcelo Mata, en el marco de la presentación del Plan de Manejo de Especies Invasoras para Galápagos, que se realizó en la isla Santa Cruz, la más poblada y visitada del Archipiélago.

“El 93% de estas especies se han establecido en el archipiélago y el 50% han sido introducidas de manera intencional”, aseguró el funcionario.

Dentro de este plan de manejo, que se proyecta para una década, se incluyen lineamientos para la coordinación de acciones entre las instituciones públicas y privadas para enfrentar la amenaza de las especies invasoras en los ecosistemas de Galápagos y la planeación de estrategias para evitar su dispersión y nuevas introducciones.

“Uno de los objetivos del plan es la reducción del ingreso accidental e intencional de especies introducidas, así como el establecimiento y la dispersión de las mismas dentro y entre las islas”, dijo el presidente del consejo de Gobierno de Galápagos, Norman Wray.

Para la elaboración de este plan de manejo se integró un comité técnico con representantes del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos, la Dirección del Parque Nacional Galápagos, la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos y otros entes.

La Fundación Charles Darwin, que este año cumple 60 años de labores en las islas, estableció –en su Altas de Galápagos– que era probable que el número real de especies introducidas en Galápagos sea mayor al número reportado, debido a algunos factores, como los resultados preliminares de los censos de hábitats marinos que sugieren que existe un número de especies introducidas. Además, que existen alrededor de 50 especies de plantas, nativas o introducidas, cuyo estatus actual es desconocido y requieren un análisis de polen o de sedimentos para su confirmación.

María José Barragán, directora de Ciencias de la Fundación Charles Darwin, explicó a este Diario semanas atrás que hay muchas especies marinas invasoras que aún no han sido identificadas y que están potencialmente llegando con los barcos. Por ello, aunque se han hecho avances investigativos en tierra, aún hay un desafío en la vida marina. (I)