(Actualizado a las 16:50)

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva recibió una nueva condena, a 12 años y 11 meses de prisión, en un caso por una propiedad rural en el interior del estado de Sao Paulo, según una resolución judicial publicada este miércoles.

El líder izquierdista fue condenado por corrupción y lavado de dinero por la jueza Gabriela Hardt de un tribunal de primera instancia de Curitiba, en el sur de Brasil, donde se investiga el caso. El exmandatario cumple desde abril del año pasado una pena de 12 años y 1 mes de prisión en un proceso por un apartamento en el balneario paulista de Guarujá.

Según la jueza, Lula recibió sobornos para beneficiar a su Partido de los Trabajadores pagados por la constructora Odebrecht y lavó dinero a través de una reforma hecha por Odebrecht y la firma OAS en la propiedad rural de la localidad de Atibaia, que era frecuentada por él y su familia.

Publicidad

Además, el fallo señaló que Lula y su familia recibieron 700.000 reales (189.000 dólares al cambio actual) en beneficios indebidos de parte de Odebrecht y 170.000 ($ 46.000) de parte de OAS.

La jueza sustituye de manera interina al juez Sergio Moro, que durante años lideró la investigación anticorrupción "Lava Jato" y que actualmente es ministro de Justicia en el gobierno del derechista Jair Bolsonaro.

La magistrada estimó en su sentencia que "la culpabilidad (de Lula) es elevada", pues "recibió ventajas indebidas en función de su cargo de presidente de la República, de quien se exige un comportamiento ejemplar".

La condena se dio en el marco de la Operación Lava Jato (lavadero de autos), que desde 2014 inculpó o enjuició a decenas de empresarios y políticos de primer plano, relacionados con una red de sobornos centrada en la petrolera estatal.

Los abogados no se han manifestado por el momento, aunque se espera que recurran la sentencia en segunda instancia.

Lula enfrenta varias causas penales más, pero se declara inocente en todas y denuncia una conspiración político-judicial para impedir que el Partido de los Trabajadores (PT), del cual fue cofundador en 1980, vuelva al poder.

Publicidad

Su primera condena tuvo que ver con el beneficio de un apartamento tríplex en Guarujá (litoral de Sao Paulo), ofrecido por la constructora OAS, igualmente para obtener contratos en Petrobras.

Las penas de prisión en Brasil son acumulables, pero el periodo de reclusión no puede exceder los 30 años.

La noticia de esta segunda condena -acompañada de una foto del exmandatario- fue tuiteada de inmediato por el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, quien durante la campaña prometió que, de ser electo, el exlíder sindical iba a "pudrirse en prisión".

pic.twitter.com/B46XAU8NdR

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, denunció de su lado que "la persecución contra Lula no para". (I)