Tras el cese total de las negociaciones de paz entre Colombia y la guerrilla del ELN el pasado 18 de enero, hoy finaliza el tiempo que estaba previsto en el protocolo para que los guerrilleros regresen con protección a sus escondites.

Sin embargo, tras varios atentados perpetrados por el ELN, incluyendo a una de las más prestigiosas academias de la Policía de Colombia –caso que dejó 21 muertos, entre ellos una cadete ecuatoriana–, el presidente Iván Duque canceló el proceso de paz iniciado por su antecesor Juan Manuel Santos –quien previamente logró un acuerdo de paz con las FARC– y además pidió al país sede, Cuba, que los entregara. Algo que la isla rechazó porque había un protocolo que establecía que si fallaba el diálogo a los negociadores del ELN se les debía permitir regresar a la clandestinidad sin ningún ataque.

Pero el Gobierno colombiano actual no lo comparte y dice que las políticas de paz no son de estados, sino de Gobiernos. Por ello ha ofrecido una recompensa de 1,3 millones de dólares por información sobre el paradero de la cúpula del grupo rebelde: Nicolás Rodríguez Bautista (Gabino), Eliécer Chamorro (Antonio García) y Gustavo Giraldo (Pablito).

“No vamos a permitir una sola humillación más del ELN”, advirtió Duque, quien señaló que la ofensiva busca hacer visibles a los comandantes guerrilleros –varios se ocultan en Venezuela, según inteligencia militar– y darle un “aliciente a los que están adentro de esas organizaciones y quieren dejar la violencia y contribuir entregando sus cabecillas”.

Publicidad

El Gobierno redobla la campaña contra el ELN en medio de una ola de asesinatos selectivos de líderes sociales que, según la Fiscalía, involucra a esa guerrilla, así como a disidentes de las FARC y a organizaciones del narcotráfico. En el último año han sido asesinados 247 dirigentes comunitarios o defensores de derechos humanos, según la Defensoría del Pueblo.

Un comandante del Ejército informó el pasado martes que durante los 17 meses de las negociaciones de paz el número de integrantes del ELN aumentó de 1.600 a 1.700. Quienes operan en una docena de los 32 departamentos colombianos con una extensa red de apoyo.

Los negociadores del ELN no regresarán de inmediato a Colombia desde Cuba, anunció el pasado jueves el grupo rebelde, por la negativa de Duque de acatar los protocolos que establecen una suspensión de operaciones militares de 72 horas para la inserción de los guerrilleros a sus campamentos en territorio colombiano o su llegada a Venezuela.

“No será posible concretar tal retorno en el plazo previsto“, dijo un comunicado del ELN, considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

La decisión del Gobierno colombiano causó división entre los países garantes de la negociación. Noruega respaldó a Cuba, mientras que Chile y Brasil se alinearon con Duque. Alemania también criticó que no se respete el protocolo.

Así termina por ahora la posibilidad de un acuerdo que ponga fin por completo al conflicto armado que ha dejado 260.000 muertos por más de 50 años en Colombia. (I)

1.700 guerrilleros

Ese es el número de miembros que tendría el ELN, según Inteligencia colombiana.