Los presidentes de Ecuador y Colombia fortalecieron el martes sus lazos bilaterales en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado durante una reunión junto a sus gabinetes ministeriales en Quito.

En una conferencia en el palacio presidencial, el mandatario ecuatoriano Lenín Moreno destacó la cooperación para el combate al tráfico de drogas y a la delincuencia internacional “que están presentes en nuestros países hace ya largo rato”. Por su parte, el presidente Iván Duque añadió que ambos países trabajarán para afianzar sus “vínculos de inteligencia y cooperación” así como el trabajo conjunto de sus cuerpos policiales en su lucha contra el crimen organizado.

La declaración presidencial de Quito resume en 43 puntos los diferentes ejes a las que se comprometieron las delegaciones de Ecuador y Colombia. Los ejes se refieren a integración fronteriza, asuntos económicos y comerciales, asuntos sociales y culturales, asuntos ambientales, asuntos fronterizos, infraestructura y conectividad, seguridad y defensa.

Ecuador y Colombia comparten 640 kilómetros de frontera que van desde el Pacífico hasta la Amazonía, donde por la mayor parte del lado colombiano actúan con libertad grupos ilegales armados dedicados al narcotráfico y la delincuencia.

Solidaridad con periodistas asesinados

Duque también reiteró su solidaridad con los familiares de tres periodistas ecuatorianos cuyos secuestros y asesinatos son atribuidos a una banda de narcotraficantes disidentes de la desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. “Esos crímenes no van a quedar en la impunidad”, dijo el mandatario colombiano. Otros ejes que se discutieron en la reunión binacional están ligados a temas de infraestructura, asuntos medioambientales, económicos y comerciales.

Ecuador es considerado un país de almacenamiento y exportación de droga que llega desde Colombia y Perú. (I)