La Fiscalía brasileña acusó de nuevo al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso en Curitiba por lavado de dinero al intermediar en un negocio en Guinea Ecuatorial, dijo el Ministerio Público en Sao Paulo.

“Según la denuncia, utilizando su prestigio internacional, Lula influyó en decisiones del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, que resultaron en la ampliación de negocios del grupo brasileño ARG en ese país africano”, explica el comunicado de los procuradores encargados de la Operación anticorrupción Lava Jato.

A cambio, la Fiscalía de Sao Paulo afirma que Lula habría recibido $ 263.000 ‘disimulados’ como donaciones para el Instituto Lula, que negó las acusaciones. (I)