El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva apeló su sentencia por corrupción este lunes con el argumento de que el juez que lo condenó demostró parcialidad en su contra al aceptar un puesto en el gabinete de su rival político.

El recurso presentado al máximo tribunal pide la libertad de Lula y la anulación de su condena.

Los abogados de Lula siempre han sostenido que el juez Sergio Moro tenía prejuicios contra el expresidente y que se inventaron los cargos para impedir que volviera a candidatizarse a la presidencia.

Lula encabezaba las primeras encuestas, pero no pudo presentarse debido a que su condena ya había sido ratificada y aumentada de 9 a 12 años en segunda instancia.

En su lugar resultó elegido el segundo en las encuestas, el ultraderechista Jair Bolsonaro, y Moro ha aceptado el cargo de ministro de Justicia en el futuro gobierno que este le ofreció la semana pasada. (I)