La candidatura y campaña del diputado brasileño de extrema derecha Jair Bolsonaro a la presidencia de su país ha causado gran polémica por su historial de declaraciones en los que defiende la dictadura militar (1964-1985), el nacionalismo, el uso de armas y tendencias ultraconservadoras y machistas.

Por ello, en el marco de la campaña, decenas de miles de mujeres han confirmado su participación, a través de redes sociales, en una manifestación convocada para mañana en más de 70 ciudades de Brasil, en contra suya. Solo en la convocatoria para Río de Janeiro, 38.000 aseguraron que asistirían y unas 73.000 se manifestaron interesadas en el evento, creado en Facebook.

La movilización surgió desde el grupo “Mujeres unidas contra Bolsonaro” en esa red social, iniciado por mujeres de la sociedad civil que no se identificaron con ningún partido político. El pasado miércoles, el grupo ya superaba los 3,39 millones de integrantes.

La protesta, difundida con las consignas #EleNão, #EleNunca (Él No, Él Nunca), tiene convocatorias en todo el país y en el exterior.

Publicidad

El grupo denuncia “el avance y el fortalecimiento del machismo, la misoginia, el racismo, la homofobia y otros tipos de prejuicios”, y asegura que el candidato amenaza las conquistas y derechos femeninos.

En 2014, Bolsonaro le dijo a la diputada de izquierda Maria do Rosario que “no merecería ser violada porque es muy mala, muy fea”. Ese mismo año trató a una periodista de “idiota” y “analfabeta”. Recientemente justificó que las mujeres tuvieran salarios menores que los hombres.

Bolsonaro, candidato del Partido Social Liberal, un excapitán del Ejército de 63 años, lidera con 27% la intención de voto para la primera vuelta del 7 de octubre, seguido del candidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), Fernando Haddad, con 21%, según una nueva encuesta de Ibope.

“El país está viviendo un momento de energía complicada y tenemos un candidato que apoya el fascismo, la homofobia, el racismo, el machismo”, dijo Juciara Áwo, una actriz de 35 años de Río de Janeiro.

Sigue internado

Mientras el presidenciable se recupera en el hospital de una cuchillada que recibió el 6 de septiembre en un mitin, sus simpatizantes también se hacían ver en las redes, con campañas de “no me gusta” contra los llamados de artistas a sumarse a la marcha femenina. En Río de Janeiro, mujeres “pro-Bolsonaro” convocaban a su vez a una movilización para el sábado, en otro punto de la ciudad, para respaldarlo.

“No hay ‘mujeres contra Bolsonaro’. Hay mujeres de izquierda contra Bolsonaro”, dijo Sara Winter, exintegrante de la rama brasileña de la organización feminista Femen que ahora reniega del feminismo y aspira a convertirse en diputada con un discurso a favor de la familia, la seguridad y en contra del aborto.

Bolsonaro propone aumentar la pena a los violadores e instaurar la castración química. Según Datafolha, aunque la mitad de las mujeres afirma que no decidió su voto o planea votar en blanco, el 50% nunca votaría por él. (I)