Preocupación por ataques y asedio de Bashar Al Asad a Idlib

Preocupación por ataques y asedio de Al Asad a Idlib Preocupación por ataques y asedio de Al Asad a Idlib Preocupación por ataques y asedio de Al Asad  a Idlib
Preocupación por ataques y asedio de Al Asad a Idlib
La artillería del Gobierno sirio de Bashar Al Asad está preparada para comenzar a bombardear posiciones de los grupos yihadistas y rebeldes que están en la provincia de Idlib. AFP
Preocupación por ataques y asedio de Al Asad a Idlib
IDLIB, Siria. Una familia se traslada a una zona más segura al norte de esta provincia siria por el peligro de un ataque. AFP
Preocupación por ataques y asedio de Al Asad  a Idlib
IDLIB, Siria. Una familia se traslada a una zona más segura al norte de esta provincia siria por el peligro de un ataque. AFP
Agencias
9 de Septiembre, 2018
9 Sep 2018
Damasco -

Un nuevo temor invade Siria y preocupa a la comunidad internacional. Las advertencias se multiplican ante la perspectiva de una masacre en Idlib por la ofensiva contra este último bastión rebelde que empezó ayer el régimen de Bashar Al Asad y su mayor aliado: Rusia.

La provincia siria de Idlib, el último gran bastión insurgente en el país, vivía ayer angustia un día después del fracaso de una cumbre tripartita en Teherán (entre Irán, Rusia y Turquía) que hace temer una nueva catástrofe humanitaria.

Los tres países no lograron superar sus diferencias el pasado viernes, aunque acordaron seguir cooperando en la búsqueda de una solución para evitar las muertes de civiles en esta región del noroeste de Siria en torno a la cual el régimen de Al Asad reúne a sus tropas, de cara a un asalto que parece inminente.

Sin embargo, el viernes Rusia bombardeó posiciones de Hayat Tahrir al Sham, el grupo yihadista creado por la antigua rama de Al Qaeda y que domina Idlib; y de Ahrar al Sham, un poderoso grupo rebelde islamista, provocando cinco muertos, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Cientos de civiles huyeron de la zona desde el pasado jueves ante el temor de un asalto de las tropas gubernamentales.

Idlib, con 3 millones de habitantes y varias decenas de miles de combatientes, la mayoría yihadistas, fue conquistado por insurgentes en 2015.

Allí fueron enviados decenas de miles de rebeldes y de civiles evacuados de otros antiguos feudos de la oposición recuperados por las fuerzas progubernamentales en el país.

Los ataques rusos se produjeron mientras los presidentes iraní, Hasan Rohani, ruso, Vladimir Putin, y turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunían en Teherán, y unas horas antes de un encuentro del Consejo de Seguridad de la ONU convocado a petición de Estados Unidos sobre la situación en Idlib.

Según diario El País, EE.UU. y Turquía se adhirieron a la advertencia de la ONU, que calcula que unas 800.000 personas podrían ser desplazadas por la ofensiva en Idlib.

Ocho ONG internacionales activas en Siria pidieron a los “dirigentes mundiales” reunidos en Teherán y Nueva York que “trabajen juntos para evitar” que se produzca “la peor catástrofe humanitaria en siete años de guerra en Siria”, que ya dejó más de 350.000 muertos y millones de refugiados.

Las potencias occidentales favorables a los rebeldes advirtieron sobre un posible uso de armas químicas por parte del Gobierno sirio. La Casa Blanca afirmó que si ocurre se responderá adecuadamente. (I)

Preocupación por ataques y asedio de Bashar Al Asad a Idlib
Internacional
2018-09-09T00:00:25-05:00
Rusia, Irán y Turquía no acordaron nada en cumbre. Los dos primeros apoyan al régimen sirio.
El Universo