Yolanda Mantilla (37 años), profesional y madre de familia, está preocupada y ya piensa en opciones para no afectar su economía frente a una eventual subida de precios de la gasolina súper. Esto, luego de que varias autoridades anunciaron que el Gobierno analiza una posible focalización de subsidios. Ella asegura que dos veces por mes carga con $ 25 de súper su auto de cilindraje 1.6 c. c. Ahora el subsidio en esa gasolina es de 72 centavos por galón, significaría que ella debería pagar al menos $ 16 más al mes sin el subsidio. No le agrada la idea y está pensando comprarse una bicicleta y así salir unos días en auto y otros no, aunque sabe que las calles son peligrosas para los ciclistas. Su otra opción es tomar bus ciertos días.

Teresa Arcentales (47 años) gasta al mes $ 40 en tanquear su vehículo. Si se quita el subsidio debería pagar unos $ 13 más. Cree que sí podría asumirlo.

Lea también: Focalización de subsidios se considera entre ‘correctivos’

Es que de acuerdo a las cifras publicadas por Petroecuador, el subsidio varía según el tipo de combustible. La súper es subsidiada con $ 0,72 por galón (antes del IVA), pero el subsidio es más alto cuando se trata de la extra que recibe un subsidio de $ 0,88 por galón y en la ecopaís o extra con etanol es de $ 0,99. Estos valores representan subsidios del 26%, 40% y 43%.

Publicidad

El ministro de Economía, Richard Martínez, habló estos días de que los subsidios que se revisarían tendrían que ver con el combustible para vehículos de alta gama, por lo que se considera que la gasolina súper sería la afectada.

Sin embargo, para Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, no tendría sentido retirar el subsidio solo a la súper, pues el efecto sería una gran migración hacia la extra y entonces más bien el subsidio se encarecería. Por ello, considera que debe eliminarse el subsidio de ambos derivados.

Sugiere que el de la súper se retire de manera inmediata y el de extra de manera paulatina. Por ejemplo, aumentar 3,7 centavos por mes, para que en dos años quede libre de subsidio. Además sugiere poner un techo, para que en caso de caída de precios se pueda ajustar a la baja. Advierte que si se eliminan los subsidios de gasolinas, puede haber un alza en la compra de vehículos a diésel, por lo que también se deberían tomar medidas sobre ese combustible. Considera que no hay espacio en este tema para medidas políticas, sino técnicas.

Lea también: ‘Ajustes’ en los subsidios son necesarios, señala el Banco Interamericano de Desarrollo

Pablo Zambrano, presidente de la Cámara de Industrias y Producción, coincide en que la focalización se debe dar en la súper y la extra, que en la primera se elimine el subsidio y en la segunda crear cupos para no perjudicar a la clase media. Cree que la súper no podría costar menos de $ 3, que la sociedad debe entrar a un debate, pues no se puede seguir subsidiando a quienes sí tienen capacidad adquisitiva, y que el Gobierno garantice que este esfuerzo del consumidor permita ir hacia un equilibrio fiscal y no continuar con un gasto estatal descontrolado. (I)

Estudios del 2010

La focalización y eliminación de subsidios se ha analizado en gobiernos anteriores. En el de Rafael Correa hubo estudios del Ministerio Coordinador de la Producción. El informe en ese tiempo indicaba sobre las gasolinas que “el principal impacto en la medida se daría en los hogares, cuyos gastos totales subirían en 1,6%”. Que “los hogares más pobres no se verían afectados por no consumir estos combustibles y la mayor carga la llevarían los hogares del quintil 5 (el estrato más alto)”, dice el informe de septiembre del 2010. Habla de afectación más leve a sectores camaronero y silvicultura.