(Actualizado a las 00:10 del lunes)

La Policía Nacional informó este lunes que se descartó la presencia de una bomba en el hospital San Vicente de Paúl en Ibarra luego de que se evacuaran 112 pacientes por la amenaza que se registró cerca de las 20:30. Las autoridades solicitaron a la ciudadanía mantener la calma.

Los pacientes fueron llevados al hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y los de menor riesgo al coliseo Luis Leoro Franco (centro). Tras confirmarse que no existía un artefacto explosivo se iniciaría con el retorno de los enfermos a la casa de salud, indicó la institución.

FALSA ALARMA | Nuestros especialistas del #GIR realizaron un barrido visual, técnico y sistemático en el Hospital San Vicente de Paúl, #Ibarra, descartando la alerta de artefacto explosivo. Las personas evacuadas regresarán a la casa de salud de forma progresiva y coordinada. 1/2 pic.twitter.com/qc9z4aYav5

La Secretaría de Comunicación (Secom) aseguró en un comunicado difundido en su cuenta de Twitter que los pacientes llevados al coliseo "se encuentran estables. Así también otros han recibido el alta temprana y se encuentran en sus hogares, sin mayor riesgo para su salud".

COMUNICADO OFICIAL| Ante emisión de una amenaza de explosivo en el Hospital San Vicente de Paúl, en la ciudad de Ibarra. pic.twitter.com/k5z4oKrfxO

"Nuestro personal especializado del GIR (Grupo de Intervención y Rescate) realiza un barrido en las instalaciones del hospital San Vicente de Paúl tras la alerta de un artefacto explosivo. Se evacúa a los pacientes siguiendo los protocolos de seguridad", había dicho la Policía en su cuenta de Twitter la noche del domingo.

Ibarra | Al momento nuestro personal especializado del #GIR, realiza un barrido en la instalaciones del Hospital San Vicente de Paúl, tras la alerta de un artefacto explosivo. Se evacúa a los pacientes siguiendo los protocolos de seguridad. pic.twitter.com/7fPjEKrqh2

En esa misma red social, el Ministerio del Interior pidió a la ciudadanía mantener la calma e informarse con los organismos oficiales.

La Secom añadió que junto a la Policía trabajaban el Cuerpo de Bomberos, la Cruz Roja y el Ministerio de Salud.

"La enfermera que recibió la llamada dijo que recibió una amenaza de bomba y que teníamos una hora para evacuar el hospital, ya que en ese tiempo el artefacto sería detonado", contó Carlos Villalba, director médico del hospital.

La gobernadora de Imbabura Marisol Peñafiel comentó que a la hora de la llamada sobre la amenaza fueron ingresados al hospital 25 detenidos por el supuesto delito de minería ilegal y no se descartaba que con la alerta se haya buscado "obtener el certificado médico" para ellos. (I)