Este viernes Ecuador se embarcó en una ofensiva en la porosa y selvática frontera, uno de los puntos estratégicos en la ruta del Pacífico, para transportar cocaína a Estados Unidos a través de Centroamérica.

El presidente ecuatoriano Lenín Moreno, tras confirmar la muerte de los tres periodistas a manos de 'criminales', anunció que conjuntamente con Colombia se comenzará una ofensiva en la frontera con el objetivo de desarticular los grupos armados ilegales.

"Declaramos zona de seguridad el área de frontera en la que ocurrieron los eventos relacionados con el secuestro para incrementar controles militares y policiales en las carreteras de la zona", explicó al anunciar el despliegue de tropas elite.

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, llegó a Quito con el comandante de las Fuerzas Militares y el director de la Policía Nacional para coordinar con autoridades ecuatorianas la ofensiva en la frontera que incluirá operaciones terrestres, fluviales y aéreas, precisaron en Bogotá fuentes de seguridad.

Publicidad

Lea también: Cinco comunicaciones se produjeron tras secuestro de periodistas de El Comercio

"En los últimos días, por cuestiones humanitarias, las operaciones del lado colombiano fueron reducidas. A raíz de la noticia que hemos recibido, esas operaciones se van a reanudar con toda intensidad", dijo el presidente colombiano Juan Manuel Santos en Lima en donde asiste a la Cumbre de las Américas.

"Cuando hay colaboración (...) los criminales siempre caen como caerá este individuo responsable por este vil asesinato. Esta es una lucha que tiene que continuar", agregó.

El equipo de El Comercio se cruzó con sus captores cuando cubría la inusual oleada de ataques a la fuerza pública registrada en la frontera desde el pasado mes de enero, que ha dejado siete muertos y decenas de heridos.

Esta violencia es una secuela del acuerdo de paz que condujo al desarme de las FARC. Esta organización controlaba territorios que ahora están en disputa entre desertores rebeldes y bandas de origen paramilitar.

Lea también: Tropas en Loja se movilizan a zona de seguridad en la frontera norte de Ecuador

Publicidad

"Era de esperarse que algunos decidieron continuar o en la lucha armada, con intereses políticos, o en las actividades delictivas relacionadas con productos ilegales como la cocaína, como el contrabando, que tanto dinero les han dado en el pasado", señaló Sebastián Vitar, experto en seguridad y cooperación internacional de la Universidad de Los Andes.

Cacería a Guacho

Desde un comienzo las autoridades colombianas acusaron del secuestro al Frente Oliver Sinisterra. Con entre 70 y 80 hombres, esa organización dedicada al narcotráfico está dirigida por Guacho, uno de los hombres más buscados tanto en Colombia como en Ecuador.

Moreno informó este viernes que se incluyó al "narcoterrorista alias Guacho" en la lista de los más buscados Ecuador y ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca a su captura en Ecuador o Colombia.

El director de la Unidad Antisecuestros de la Policía de Ecuador, coronel Polibio Vinueza, explicó más tarde que Guacho mantuvo comunicación con ellos "hasta el 7 de abril por Whatsapp" y que planteaba el canje de los rehenes por "tres detenidos por tráfico de armas en Mataje".

La última vez que se  vio con vida a los periodistas y el conductor fue en un video en el que aparecían con cadenas al cuello, clamando bajo coacción por un trato con los captores.

Es el fin de un caso convertido en pesadilla, especialmente para los familiares, que este viernes no aparecieron ante las cámaras y anunciaron que emitirán un comunicado en 24 horas. (I)