Carlos Gallegos, urólogo del hospital Regional Docente Ambato, atendió a un hombre de aproximadamente 30 años que habría intentado cercenarse el pene.

Dijo que ventajosamente el corte no fue profundo, por lo que consideró que es una lesión leve que comprometió solamente el tejido cutáneo, sin afectaciones en los cuerpos cavernosos, que es lo más importante, explicó.

El médico aseguró que la recuperación durará cerca de 15 días y luego podrá volver a sus actividades de forma normal.

No obstante, Gallegos advirtió que en este tipo de pacientes es importante que se haga un tratamiento de salud mental, con psicólogos y psiquiatras, para determinar el origen del problema que lo llevó a intentar cercernarse el pene.

Informó que es el primer caso de este tipo en lo que va del año, frente a los tres que se registraron en 2017, en uno de los cuales se cercenó casi el 90 % pero se pudo atender a tiempo y el paciente respondió favorablemente al tratamiento quirúrgico.

En otro de los casos registrados el año pasado, recordó Gallegos, el órgano genital había sido cercenado completamente, por lo que fue difícil realizar una cirugía. Recomendó que en estos casos se haga lo posible por conservar la vida del paciente en vista de la gran cantidad de sangre que se pierde. (I)