La Secretaría Nacional del Agua (Senagua) tiene previsto recaudar $ 28 millones al año por el cobro del agua cruda que se usa, por ejemplo, para regar los sembríos, según el titular del ente, Humberto Cholango. Solo quienes produzcan para garantizar la soberanía alimentaria y consuman menos de 5 litros por segundo (l/s) están exentos de este pago, según la Ley Orgánica de Recursos Hídricos vigente desde el 2014.

Las tarifas por consumo del agua cruda consideran los volúmenes utilizados y el tipo de uso. Los valores para riego son desde $ 0,00004 por metro cúbico para los que rieguen sembríos considerados en el rubro de la soberanía alimentaria y consumen más de 5 l/s hasta $ 0,00011 por metro cúbico para el riego productivo que consuma más de 50 l/s.

Kléber Sigüenza, presidente de la Cámara de Agricultura de la Zona II, dice que el parámetro l/s es una fórmula técnica compleja que aplicada a cada caso arroja un valor diferente, pero en promedio determina que un l/s representa más o menos 3.000 m³ por año. “El parámetro que sirve para calcular el pago es el consumo de agua que en agricultura depende del cultivo y de la zona. Hay 2,5 millones de hectáreas (ha) en producción y tres millones más de pastos en el país. Si cada ha pagase $ 5, se llegaría a los $ 25 millones al año”, dice.

El dirigente rechaza las sanciones que ha emitido la Agencia de Regulación y Control del Agua de hasta $ 50.000 a un agricultor por no legalizar el uso y aprovechamiento.

Cholango afirma que los bananeros tienen hasta mayo próximo para realizar el trámite de legalización para uso y aprovechamiento del agua, que también deben hacer los camaroneros, según el funcionario.

El presidente de la Cámara de Acuicultura, José Camposano, dice que según la ley el sector no debe pagar por el agua, pero sí legalizar el uso.

Explica que el agua que regula la Senagua son los cuerpos crudos que no han sido tratados para el consumo humano y que son usados en actividades productivas. “Son aquellas que no tienen contenido de sal. Usted no puede usar el agua del río Jubones o de un estuario en la agricultura en la gran mayoría de casos porque son aguas salobres”, dice Camposano.

El representante del sector camaronero asegura que para el cobro del agua cruda hay que establecer el nivel de consumo. “El sector no utiliza el agua que regula la Senagua y tampoco la consume porque el agua ingresa a las camaroneras y es devuelta al mismo caudal, eso se llama uso no consuntivo que significa que es usada, pero no se consume”, señala. (I)