El Ministerio de Economía y Finanzas prestará alrededor de $ 50 millones por una sola vez como “ayuda financiera” a la aerolínea estatal TAME.

Ese dinero se entregará sobre la base de un convenio que han suscrito ambas entidades estatales para impulsar a la empresa. “Es un convenio en el que se establece un mecanismo de repago, los recursos que son públicos (...) serán repuestos conforme la empresa vaya generando las utilidades en su operación”, dijo el titular de esa secretaría de Estado, Carlos de la Torre, en la presentación del plan de trabajo comercial de TAME 2018, realizada este jueves.

Octavio Pérez, gerente de la aerolínea estatal, señaló que ese dinero servirá para estabilizar a la compañía y aspira a que en 2021 genere excedentes suficientes para que la firma aérea sea autosustentable.

@FinanzasEc prestará 50 millones a @Tame_EP como impulso para la aerolínea estatal. Lo indica ministro @CarlosDLTorreEC @eluniversocom pic.twitter.com/CChDowTbGB

Pérez agregó que con los $ 50 millones saldrán de su crisis económica y servirá para pagar a los proveedores a mediano y a corto plazo.

Publicidad

De la Torre justificó el desembolso de ese dinero al argumentar que hay una planificación seria y una definición de estrategias de largo plazo.

Aún se debía determinar la manera en que TAME va a recibir paulatinamente el dinero de Finanzas.

Pérez estimó que tienen cuentas por cobrar de unos $ 8 millones.

Mohamed Boraei, gerente de División Comercial, manifestó que su meta de ingresos para 2018 es de $ 200 millones.

TAME decidió dejar de volar a Venezuela. Su último vuelo se realizó el pasado 3 de febrero.

El gerente de la línea aérea estatal argumentó que la ocupación estaba por debajo del 50 %, lo que hacía no rentable esa ruta, y al factor cambiario por el que estaban teniendo pérdidas al realizar conversión a bolívares.

Publicidad

Desde noviembre del año pasado hubo una reducción paulatina de los vuelos hacia Venezuela, de seis frecuencias a dos y luego se dejó de cubrir dicha ruta.

Un equipo financiero y administrativo irá a ese país para revisar las cuentas. No está previsto el cierre de otra ruta.

Tras estabilizar financieramente a la compañía, dijo el ejecutivo, la siguiente etapa será la reestructuración de los trabajadores. Luego se analizaría la posibilidad o no de abrirla al capital privado.

La devolución de los recursos gubernamentales tiene un plazo de hasta 20 años. (I)