Un nuevo grupo de 303 empresas calificadas como fantasmas, y utilizadas para evadir impuestos, fue detectado por el Servicio de Rentas Internas (SRI) en el segundo semestre del 2017. Estas sociedades de ‘papel’ se suman a un primer listado de 507 compañías –que ofrecían transacciones ficticias–, publicado en enero del año pasado.

En total, en el país se crearon 810 firmas que vendían facturas de gastos con las que se podía reducir el pago de impuestos.

Con las 507 empresas reveladas el año pasado, y que habían funcionado entre 2010 y 2016, el Estado se perjudicó con unos $ 600 millones en evasión tributaria, estima el SRI.

Leonardo Orlando, director de la entidad recaudadora, detalla que de 15.719 contribuyentes observados han regularizado a 9.321, lo que representa una recuperación para el fisco de $ 406 millones. “Tenemos una segunda fase con 295 (hoy 303) contribuyentes, catalogados como empresas instrumentales o con transacciones inexistentes o fantasmas y ese monto es de $ 500 millones, y sus clientes superarían los 700”, explica.

Publicidad

De estas 303 compañías, cuyo perjuicio para el Estado es de unos $ 180 millones, 146 tenían los mismos accionistas y clientes de empresas fantasmas del primer grupo detectado.

“Hemos suspendido esos RUC (Registro Único de Contribuyente) antes de que utilicen facturas, en una fase de prevención”, dice Orlando al anunciar que desde el 2017 controlan la evasión con un “robot” o programa informático que detecta “transacciones inusuales”.

Con esta nueva tecnología se ha identificado a 9.050 personas como posibles evasores.

El uso de empresas fantasmas para evadir tributos es una práctica frecuente, advierte la fiscal general subrogante, Thania Moreno, y se basa en las investigaciones por defraudación tributaria y lavado de activos.

“Ponen lugares marginales, que cuando uno va a verificar no existen (...). Se utilizan personas que por su nivel de educación no tendrían la capacidad económica de tener una empresa. Personas que viven en el campo...”, menciona Moreno.

En una investigación de EL UNIVERSO se constató que un agricultor constaba como representante de nueve compañías ‘de papel’, una de ellas figuraba como proveedora de la brasileña Odebrecht, investigada por sobornos en doce países.

Esta multinacional integra el listado de 15.719 contribuyentes que usaron facturas de las compañías fantasmas reveladas por el SRI en enero del 2017. Odebrecht reportó al SRI supuestas compras realizadas a cinco empresas de ‘papel’ por $ 521 mil entre 2014 y 2015. No obstante, el SRI detectó las irregularidades y le notificó a la brasileña, que presentó nuevas declaraciones y pagó $ 220.000.

Guayas, Pichincha y Manabí encabezan la lista de provincias donde se registra la mayor cantidad de casos de defraudación tributaria que ha investigado la Fiscalía del 2014 al 2017, según las cifras de esta institución. Juntas suman 374 procesos, es decir, el 62% del total nacional. El fraude tributario es un delito penado con prisión de 1 a 10 años, según el Código Penal.

La evasión tributaria representa ingentes pérdidas para el Estado, dimensiona el titular del SRI: “En materia de evasión tributaria (en general) nosotros estimamos que todavía hay un 20 %. Estamos hablando de más de $ 3 mil millones. La recaudación de este año (2017) es de $ 13 mil millones”. (I)