El magnate Marcelo Odebrecht, implicado en el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, salió eate martes de una cárcel de Curitiba (sur) tras cumplir dos años y medio de cárcel para pasar a régimen de prisión domiciliaria.

Odebrecht, de 49 años, cuyas confesiones hacen tambalear a varios gobiernos en América Latina, fue trasladado en un automóvil 4x4 de color negro, con escolta, hasta el juzgado de primera instancia donde debe colocársele una tobillera electrónica.

Lea también: Marcelo Odebrecht: Michel Temer recibió dinero

Se espera que el exejecutivo se instale por la tarde en su lujosa residencia de Sao Paulo (sudeste), de donde no podrá salir más que en contadas ocasiones y recibir un número limitado de visitas.

Publicidad

Apodado "el príncipe", Marcelo Odebrecht dirigió la mayor constructora de América Latina, responsable de obras en todo el mundo, desde el estadio del equipo de baloncesto Miami Heat hasta usinas hidroeléctricas en Angola.

Es nieto del fundador y tercera generación de presidentes del grupo que formó un conglomerado con actividades en otros sectores, como ingeniería, agricultura y petroquímica.

Megaescándalo Lava Jato

El derrumbe se inició el 19 de junio de 2015, cuando fue detenido en el marco de la Operación Lava Jato, acusado de pagar sobornos a decenas de políticos de todas las tendencias para obtener contratos en la estatal Petrobras.

Tras resistir casi dos años a una lluvia de acusaciones, el grupo acordó revelar sus delitos para suavizar las condenas y poder sobrevivir.

Las confesiones condujeron a cientos de investigaciones contra ministros, diputados y empresarios de Brasil y de otros países de América Latina.

En Perú, la investigación está a punto de provocar la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynksi y en Ecuador ya llevó a la cárcel al vicepresidente Jorge Glas.

Publicidad

En total, 77 ejecutivos y exejecutivos firmaron un acuerdo de delación premiada y relataron en detalle los engranajes de la corrupción. Se supo así que en el seno de la firma existía un departamento dedicado exclusivamente a mover ese dinero ilegal.

Delaciones ayudaron a Marcelo Odebrecht

Marcelo pudo reducir gracias a esas confesiones a 10 años su condena inicial, de más de 19 años de cárcel.

La empresa se comprometió además a pagar una multa de 2.600 millones de dólares a los gobiernos de Brasil, Estados Unidos y Suiza.

En Sao Paulo, Marcelo Odebrecht será recibido por su esposa Isabela y sus tres hijas.

"Desde el momento en que decidió, como opción existencial, colaborar, Marcelo se preocupó básicamente por dos cosas: el cambio de régimen [de detención] para retornar a la convivencia familiar, y la materialización de su colaboración", dijo a la prensa su abogado, Nabor Bulhoes.

Las fiestas navideñas sin embargo no deben dar lugar a mucho jolgorio, en una familia dividida por el escándalo. Según el diario O Globo, el patriarca Emilio Odebrecht fue apenas dos veces a visitar a su hijo en la cárcel. Folha de S. Paulo afirma además que Marcelo también se distanció de su hermana y su madre. (I)