Dictamen acusatorio para trece personas, entre ellas el vicepresidente Jorge Glas, su tío Ricardo Rivera y el excontralor Carlos Pólit, y un dictamen abstentivo que favorece al funcionario de Equitransa, José Catagua, y a cuatro exdirectivos de Odebrecht en Ecuador, entre los que está José Santos, resumen casi seis meses de un proceso investigativo por el delito de asociación ilícita relacionado con hechos de corrupción.

Ayer, luego de resolverse varios recursos interpuestos en mayoría por la defensa de Glas, se instaló la audiencia preparatoria de juicio en este caso. Poco antes, Eduardo Franco, abogado del vicepresidente, levantaba la voz al ser notificado del dictamen abstentivo, en medio de una agitada sala de la Corte Nacional de Justicia.

Lea también: 55 legisladores presentan pedido de juicio político al vicepresidente Jorge Glas

Él aseguraba que dejar libres a los brasileños demostraba una “acción delictiva” del fiscal Carlos Baca y pedía que lo detengan. Ya en audiencia lo repetía y el juez Miguel Jurado le llamaba la atención. Baca decía que no caería en provocaciones y pedía al juez no permitir que la diligencia se convierta en una “discusión de la calle”.

Publicidad

Superado el impasse y advertidas las partes de que no se tolerarán faltas de respeto, los defensores de los acusados empezaban a señalar los vicios de procedimiento, procedibilidad, prejudicialidad y competencia que, para ellos, generaban la nulidad de lo actuado.

Los defensores de los cuatro brasileños y Catagua dejaban la sala de audiencias.

El que las acusaciones particulares de la Procuraduría General y del exasambleísta César Montúfar no cumplían con los requisitos para ser declarados víctimas y que sus participaciones violentarían los derechos de los acusados fueron algunos argumentos que usó la mayor parte de los abogados.

También se alegó la existencia de falta de notificación, que el delito investigado prescribió e incluso Hernán Ulloa, defensa de Pólit, señaló que era un vicio de nulidad el que a su cliente se los esté procesando dos veces por el mismo hecho y que se contradecía este principio, el cual minutos antes fue invocado en el dictamen de Fiscalía para no acusar a Santos.

El fiscal respondía cada uno de los planteamientos y aclaraba que no existían vicios formales que afecten al proceso. Pedía al juez que declare la validez de todo lo actuado.

Magally Ruiz, de la Procuraduría, defendía su presencia en el juicio como víctima, alegando que esta asociación ilícita fue conformada por “funcionarios de alto nivel”. Mientras, Montúfar decía entender la molestia de quienes se oponían a su presencia como acusador, pues, para él, son quienes están implicados en la corrupción.

Publicidad

Jurado suspendía la audiencia, pues decía que entraba a analizar y contrastar la información entregada en esta primera fase. Dejaba para hoy la lectura de su resolución.

“Poder de Odebrecht es increíble: hace meter preso a un vicepresidente, y logra que sus funcionarios queden impunes. ¿Qué sabrá la ‘empresa’?”, escribió ayer el expresidente ecuatoriano Rafael Correa en su cuenta en Twitter.

“¿Osará iniciar juicio juez Jurado, cuando principal autor confeso no es acusado? ¿Cómo puede haber entonces ‘asociación ilícita’?”, agregó Correa en su cuenta. (I)

Cinco personas quedaron fuera del proceso

Directivos de Brasil
Debido a que en la investigación no se pudo establecer con “claridad y certeza” la presunción de participación en la asociación ilícita que se investiga a quienes fueron apoderados especiales de Odebrecht en Ecuador: Ricardo Vieira, Mauricio Grossi Neves, Claudemir Simoes dos Passos, la Fiscalía decidió abstenerse de acusarlos. Según el dictamen abstentivo, si bien los tres aparecen en la suscripción de los contratos de cinco proyectos en Ecuador, su participación habría sido por delegación del principal apoderado de Odebrecht, José Santos, quien afirmó en su testimonio que era él quien tenía el control de acuerdos y pagos irregulares.

José Catagua
Al no existir suficientes elementos de convicción sobre la participación en el delito de asociación ilícita de José Catagua, representante legal de Equitransa, la Fiscalía se abstuvo de acusarlo. El organismo definió que si bien Catagua era el representante legal de Equitransa en Ecuador, él no estaba habilitado como firma autorizada en la cuenta empresarial, lo que le imposibilitó realizar transacción alguna. Las transacciones eran potestad exclusiva del también procesado en este caso y propietario de Equitransa, Kepler V. Catagua, nunca habría dispuesto de fondos de las empresas Equitransa, Tramo o Multiquip.

José Conceicao dos Santos
Pese al claro convencimiento de la participación determinante de José Santos, exdirectivo de Odebrecht en Ecuador, en el mando de la estructura del delito de asociación ilícita, el obstáculo legal originado por el principio universal de que nadie puede ser juzgado o sentenciado dos veces por un mismo hecho impide continuar con la acusación y obliga a Fiscalía a abstenerse de acusarlo. Fiscalía habría comprobado que Santos fue sancionado en Brasil por hechos que formaron parte de la investigación Lava Jato. En Brasil se lo condenó a 8 años de reclusión, el pago de 5 millones de reales brasileños y otras penas complementarias.