El activista político Fernando Villavicencio demandará por presunto peculado en la comercialización internacional de petróleo a largo plazo con China y Tailandia a diez exfuncionarios del anterior régimen, entre ellos el expresidente Rafael Correa y el actual vicepresidente Jorge Glas.

Villavicencio permaneció por más de seis meses en Lima esperando respuesta a su solicitud de asilo político, al haber sido pedida su prisión preventiva dentro de la investigación por el delito de divulgación de información reservada, medida que fue sustituida por el uso de un dispositivo electrónico.

De manera sorpresiva se presentó ayer a una convocatoria del Colegio de Abogados de Pichincha y habló de su denuncia. “Mi decisión de estar aquí es una decisión de vida. Vengo porque me siento libre”, expresó Villavicencio.

Aseguró que existiría un perjuicio al país por $ 2.400 millones por la suscripción de contratos con China y Tailandia con el uso de la figura de alianza estratégica, con la que se “evadió la contratación pública”, y generó que Petroecuador “pierda la capacidad de comercializar su crudo”. Como ejemplo, dijo, Perú adquiere el petróleo ecuatoriano a las intermediarias Taurus Petroleum, Gunvor, Core, Petroleum y Petrochina, por $ 5,83, “más caro del precio fijado”, por el que se perdieron más de $ 4 millones”, añadió.

Publicidad

Ramiro García Falconí, su abogado y presidente del gremio, explicó que Villavicencio puede ser detenido, pero pidió a la justicia que se acaten las medidas cautelares expedidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y se derogue la medida de prisión, para que pueda presentarse a juicio en “libertad”.

Anoche, la Policía rodeó su casa, al parecer para detenerlo, presunción que expuso su esposa y que llevó a ciudadanos a movilizarse para mostrarle respaldo. No fue detenido hasta el cierre de esta edición. (I)

19,4
Millones barriles compró Perú a Ecaudor en el 2016.