En la intersección de las calles 24 de Mayo y 10 de Agosto, en el cantón Zaruma, un enorme socavón que se produjo a inicios de este año sigue provocando daños a inmuebles que presentan grandes fisuras.

“Tenemos fisuras que llegan hasta cinco centímetros, estamos con miedo porque pensamos que las viviendas van a colapsar”, comentó Odalia Espinoza, dueña de uno de los siete inmuebles que están asentados al sur del socavón y en los que las grietas se incrementan.

La mujer mostró que las paredes de su vivienda, el piso, escaleras y pilares tienen fisuras. Pero aseguró que no prevé abandonar el hogar donde ha vivido con su esposo por más de 45 años. Además, dijo que no tienen un lugar donde ir.

“Esperamos que se haga un estudio técnico para conocer el riesgo real de los inmuebles que están alrededor del socavón, eso nos va a tomar unos días, pero aún no se ha considerado una evacuación”, explicó el alcalde Jhansy López.

Publicidad

El socavón es una galería de las actividades mineras que se acercó a la superficie y provocó el hundimiento. Para remediar a inicios de año se puso un relleno pero fue retirado.

“Ahora se construyó una losa y se debe rellenar compactando el terreno, pero la vibración podría provocar nuevos asentamientos”, dijo Francisco Cordero, encargado de la obra.

Con la aparición de fisuras en los inmuebles y el colapso de una parte de la estructura de la escuela La Inmaculada se paralizaron los trabajos en el socavón. “Si ingresan maquinarias van a provocar vibraciones y eso va a agrandar las fisuras y la desestabilización del terreno. Lo que se debe es buscar otra alternativa”, agregó Cordero.

Los representantes de la sociedad civil de Zaruma advierten que la declaratoria de emergencia es un gran paso para solucionar los problemas relacionados a la actividad minera.

José Ochoa, presidente del comité del Buen Vivir, señaló que bajo el suelo del área poblada existen al menos unas 24 galerías, entre piques y rebajes.

Pero, agregó, el problema es más grave porque en las 173 hectáreas de la zona de exclusión existen más de 400 galerías. “Zaruma podría hundirse, si no se detiene la minería ilegal”, expresó el dirigente con preocupación.

Publicidad

Según un informe que tienen el Instituto de Patrimonio Cultural y el Cabildo de Zaruma, en los alrededores del socavón existen 47 bienes patrimoniales que están en riesgo.

Geovanna Jaramillo, directora regional de esa entidad, dijo que esperan un informe final sobre el riesgo en los 209 bienes patrimoniales de la ciudad.

El Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) ejecuta la fase final del levantamiento de información técnica para determinar la cantidad de familias y viviendas afectadas.

Se tiene previsto que durante el transcurso de la próxima semana el informe sea entregado a la Comisión de Gestión Interinstitucional. (I)

Medidas
Eventual demolición. En los próximos días se analizará una posible demolición de lo que quedó de la escuela La Inmaculada. Esto con el propósito de prevenir accidentes. Mientras, los comerciantes del Mercado central del cantón Zaruma, que está ubicado diagonal al socavón, temen que también tengan que abandonar sus puestos frente al riesgo que representa el desmoronamiento del terreno.

Hace diez meses (aproximadamente) colapsó la escuela La Inmaculada, en todo este tiempo se invirtieron unos 400 mil dólares y no se ha solucionado casi nada”.José Ochoa, Presidente del comité del Buen Vivir del cantón Zaruma.