EL UNIVERSO no ha publicado ni está publicando encuestas electorales. Si decidimos hacerlo, lo haremos expresamente.

A mayor edad se complica el hallazgo de un ‘empleo pleno o adecuado’

A mayor edad se complica el hallazgo de un ‘empleo pleno o adecuado’
A mayor edad se complica el hallazgo de un ‘empleo pleno o adecuado’
La mayoría de personas mayores de 40 años, que pierden su empleo formal, optan por un trabajo independiente, algunos en el sector informal.
10 de Septiembre, 2017
10 Sep 2017

 

El hoy jubilado Luis Reyes Saltos siguió trabajando luego de que se acogió a su jubilación patronal tras laborar en una aseguradora internacional. Encontró empleo en un restaurante de comida asiática como bodeguero, pero se chocó con las percepciones que dice que tienen los empleadores sobre las personas más adultas.

“El ser creativo no es algo exclusivo de los más jóvenes. Yo proponía alternativas, pero consideré que era mal pagado y me salí”, indica Reyes, quien dejó su último empleo cuando tenía 52 años. Desde entonces vive de la jubilación del IESS, ya que de la pensión patronal recibe apenas 20 dólares al mes desde que en el 2000 se licuó ese ingreso con la llegada de la dolarización.

Elena, de 59 años, también labora bajo contrato luego de que accedió a la jubilación patronal, pero indica que sí es complicada la búsqueda de empleo para los que tienen más de 40 años. “Prefieren a los más jóvenes, a los que les pagan los sueldos mínimos”, añade.

El 80% de la población que tiene entre 45 y 64 años realizó una actividad o buscó trabajo en el segundo trimestre de este año, es decir, estaban dentro de lo que se conoce como la Población Económicamente Activa.

El problema está en que la mayoría ganaba menos del salario básico o estaba desempleada, mientras que el 20% restante estuvo dentro de la Población Económicamente Inactiva (PEI), que incluye a quienes no trabajan y no buscan empleo, según los conceptos del INEC. Aquí están, por ejemplo, los rentistas, los que tienen jubilación patronal o los que no pueden trabajar.

El 44,3% de las personas que tienen entre 45 y 64 años estaban subempleadas o tenían un ‘empleo no pleno’, es decir, ganaron menos del salario mínimo, o no eran remuneradas. Y el 1,6% estaban sin empleo, que incluye a los que lo buscan en un tiempo determinado. Apenas el 34,1% tenía un empleo con ingresos iguales o superiores al mínimo ($ 375).

En el grupo poblacional considerado como parte de la tercera edad (los que tienen 65 años o más) aumenta el porcentaje de inactivos (PEI).

Del total, el 56,2% no trabajó y no buscó empleo, el 36,2% ganó menos del salario mínimo, el 7,1% obtuvo igual o más del salario mínimo y el 0,5% buscó empleo sin encontrarlo (estaban desempleados). (I)

A mayor edad se complica el hallazgo de un ‘empleo pleno o adecuado’
Informes
2017-09-10T00:07:04-05:00
El hoy jubilado Luis Reyes Saltos siguió trabajando luego de que se acogió a su jubilación patronal tras laborar en una aseguradora internacional. Encontró empleo en un restaurante de comida asiática como bodeguero, pero se chocó con las percepciones que dice que tienen los empleadores sobre las personas más adultas.
El Universo

Lo más leído