En agosto, 40 bebés fallecieron en el hospital central de Maturín por la escasez de medicamentos; más de 4.000 niños en el estado de Lara están en peligro de desnutrición por falta de fórmulas lácteas; las filas de personas en busca de alimentos no disminuyen, según medios.

Solucionar la severa crisis económica fue la principal oferta del gobierno de Nicolás Maduro en la campaña por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), instalada el pasado 4 de agosto. No obstante, hoy, un mes después, son pocos los resultados concretos. Casi se desconoce lo logrado porque los 545 constituyentes trabajan a puerta cerrada y manejan con hermetismo sus sesiones.

En 31 días, en la ANC, liderada por Delcy Rodríguez, solo se han tomado decisiones para destituir autoridades y perseguir a opositores, indica El Nacional. Apenas instalada la sesión, la fiscal general, Luisa Ortega, fue destituida y de inmediato, quien fue defensor del Pueblo, Tarek William Saab, vinculado al oficialismo, fue designado como el nuevo fiscal.

Otra de las primeras decisiones fue la creación de la Comisión de la Verdad, con la que se busca investigar a opositores que participaron en protestas.

Los estantes de comida siguen vacíos, la escasez de medicinas se mantiene en 90%, la inflación sigue montada en tres dígitos y los constituyentes insisten en promover etiquetas de Twitter con mensajes de paz, publica el-nacional.com.

El debate de un proyecto de la ley contra el odio y la violencia, de los que se acusa a opositores o la aprobación de un decreto para enjuiciar a “traidores de la patria”, por supuestamente, estar relacionados con las sanciones impuestas por EE.UU., han sido otra de las prioridades de la ANC. (I)