Un fallecido, daños y cruceros varados, además de varias complicaciones, dejó ayer el huracán Harvey a su llegada al estado de Texas. “Se trata de una persona que quedó atrapada en el incendio de su casa durante la tempestad”, dijo el juez C. H. Mills, del condado de Aransas, en la costa texana. Informó además que se registró al menos una decena de heridos leves, sin dar mayores detalles sobre ello.

El juez C.H. “Burt” Mills Jr., del condado Aransas, dijo también que de 12 a 14 personas resultaron heridas a consecuencia de Harvey, según reportó el periódico Austin American-Statesman. El meteoro tocó tierra el viernes por la noche como un huracán categoría 4, pero su fuerza ya disminuyó a la de una tormenta tropical.

Harvey golpeó directamente a Rockport, en la cual viven unas 10.000 personas. En una conferencia de prensa, los líderes municipales indicaron que su comunidad quedó convertida en un campo de escombros y que la tormenta dañó una escuela, la biblioteca y otros edificios públicos.

En tanto, cuatro cruceros con unas 20.000 personas tendrán que esperar días para atracar en el puerto de Galveston. “Estamos trabajando con las líneas de crucero, la Guardia Costera y los capitanes para ver qué podemos hacer para traer a los barcos tan rápido, pero también tan seguro como sea posible”, dijo al Houston Chronicle Peter Simmons, director del Puerto de Galveston.

Publicidad

La marejada –el muro de agua empujado por la tormenta hacia el interior– se reducía gradualmente ayer, pero las autoridades temían lluvias “potencialmente catastróficas” que continuarán durante días, con más de un metro e inundaciones repentinas incluso lejos de la costa, dijo Eric Blake, especialista en huracanes del Centro Nacional de Huracanes.

Los expertos dicen que la destrucción causada por la tormenta apenas comienza. Esto, aunque Harvey pasó rápidamente de un ‘monstruo’ categoría 4, con vientos sostenidos de 210 kp/h, a tormenta tropical en un lapso de ocho horas tras tocar el continente poco antes de la medianoche del viernes.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, aseguró que no se podía conjeturar acerca de los daños, pero que han sido importantes. Por ello, amplió la declaración del estado de desastre a nuevos condados.

“Destrozos generalizados”

Publicidad

Un alcalde texano dice que el huracán Harvey dio a su población costera “un puñetazo directo en la nariz” y dejó “destrozos generalizados”.

El alcalde de Rockport, Charles "C.J." Wax, dijo al Weather Channel que viviendas y negocios sufrieron graves daños o destrucción total. También algunas escuelas sufrieron daños.

El sistema de emergencias de la ciudad de 10.000 habitantes se ve obstaculizado por la caída de los servicios de telefonía celular y otros medios de comunicación.

El Centro Nacional de Huracanes dijo que las lluvias intensas podrían causar inundaciones “catastróficas” en los próximos días.

Publicidad

Inundaciones

La Casa Blanca indicó que el presidente Donald Trump se reunió con su gabinete y otros altos funcionarios del gobierno para analizar la respuesta federal a las inundaciones y los daños provocados por el huracán Harvey.

Emitió un comunicado el sábado en el que informó que Trump sostuvo una videoconferencia desde Camp David en la que instruyó a los departamentos y agencias relevantes a que “permanezcan totalmente involucrados y listos para respaldar su prioridad número uno de salvar vidas”.

Indicó que Trump también les recordó a los directores de departamentos que el impacto total de la tormenta no será del todo claro durante días, mientras los residentes de Texas y de Luisiana se recuperan de las intensas inundaciones y los daños causados por el viento.

Harvey tocó tierra en Texas el viernes por la noche como un huracán categoría 4, pero ahora ya se le considera tormenta tropical a medida que se debilita al avanzar tierra adentro. Los meteorólogos advierten sobre la posibilidad de que ocurran inundaciones catastróficas, inclusive en Houston, la cuarta ciudad más grande del país. (I)