Con arresto domiciliario y un brazalete que alerta a la Policía de todos sus movimientos, Ricardo Rivera Aráuz se encuentra “estable”. El tío del vicepresidente Jorge Glas prepara por estos días la declaración con la que –asegura su abogada, Ivonne Núnez– explicará por qué hace un mes los agentes del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) encontraron en su departamento documentos de la constructora Odebrecht, una contratista brasileña de millonarias obras en Ecuador y que ha reconocido públicamente que cometió “el grave error” de sobornar a funcionarios para obtener contratos en el país.

“Eso va a quedar demostrado al finalizar la instrucción fiscal, porque él (Rivera) aún no ha rendido su versión ante la Fiscalía, él está preparando su versión”, dice Núñez convencida de que logrará el sobreseimiento y la libertad de su cliente en este caso, “el más mediático” que esta exjueza asegura haber tenido en 25 años de carrera.

Lea también: Defensa de Ricardo R. a la espera de que se levante "reserva para terceros"

La madrugada del 2 de junio, el tío del vicepresidente captó la atención del país, al salir esposado entre policías tras el allanamiento a su domicilio en el norte de Guayaquil. Meses antes, en febrero, Rivera protagonizó una gresca con el excandidato presidencial Dalo Bucaram porque este lo acusó de haber recibido depósitos millonarios en un banco panameño.

Publicidad

Tras la gresca, Rivera resultó con un golpe en el rostro, y al día siguiente su sobrino vicepresidente convocó a los medios para condenar esa agresión “violenta y mafiosa”.

“Aquí está el parte médico, una agresión por la espalda”, dijo un indignado Glas apoyando a su tío y mentor desde hace más de 25 años. Es que “Rivera es el padre de Glas, toda una vida”, comentó esta semana una exesposa de Rivera al portal Focus en el que agregó: “Glas toda su vida ha trabajado con su tío..., Rivera le dio los estudios”.

Cuando Jorge Glas Espinel tenía 20 años figuró como socio de la empresa Raloin, gerenciada por su tío, a los 22 años Rivera lo asoció en la Inmobiliaria Sansun y a los 26 fundaron juntos la compañía Televisión Satelital, hoy canal 36. Y así con otras seis empresas relacionadas con temas estratégicos como las telecomunicaciones.

Lea también: Tío de Jorge Glas pide que proceso sea público

En temas de electricidad, en 1994 Glas fue accionista, y coincidió en sociedad con Rivera, de la empresa Ingelectra, dedicada a obras eléctricas. Ambos posan juntos en una foto tomada durante la guerra del Cenepa, entre enero y febrero de 1995. Glas ha dicho que ahí prestó sus servicios para instalar redes de telecomunicaciones.

En unas compañías, ambos compartían sociedad y en otras la gerencia. En casi todas, Rivera tenía el 99% de las acciones y Glas menos del 1% del capital.

Publicidad

Ambos estuvieron al frente de Televisión Satelital cuando esta compañía, entre el 2002 y el 2006, fue investigada por emitir señal sin autorización, y cuando en el 2004, la Superintendencia de Telecomunicaciones aplicó una sanción a Rivera por contar con un transmisor y una frecuencia sin permiso.

Algunos canales de televisión contrataban a la empresa de Rivera y era Glas quien acudía a realizar las conexiones satelitales, recuerdan ingenieros vinculados a los medios que veían a Glas, hace más de 15 años, lidiando con problemas técnicos en terrenos montañosos o de playa. “Por muchos años hizo ese trabajo para su tío, era un ingeniero experto en transmisiones”, comentó una fuente.

Por supuesto que sigue siendo mi tío, no lo voy a negar. 10 años que no trabajo con él. Lo veo para el 1 o 2 de enero en una reunión familiar. No me entero que tiene cuentas en paraísos fiscales”.Jorge Glas, vicepresidente

En el canal de su tío, Glas fue hasta el 2006 socio o gerente, también se desempeñó como presentador del programa Gestión empresarial, donde se invitó en varias oportunidades al economista Rafael Correa para abordar temas económicos y, especialmente, los problemas que enfrentaban las empresas estatales telefónica (entonces Pacifictel) y de hidrocarburos.

Según los informes de la Superintendencia de Compañías, Glas terminó las sociedades que tenía con su tío en junio del 2006, seis meses antes de que Correa, “dados sus conocimientos en áreas estratégicas”, lo invitara a integrar su gobierno como presidente del Fondo de Solidaridad, a cargo de las telefónicas y energéticas.

Glas asumió el cargo en enero y tres meses después, en marzo del 2007, su tío logró entrar al mismo sector de telecomunicaciones, como intendente, el segundo rango jerárquico después del Superintendente.

Rivera se mantuvo en el cargo un año y en marzo del 2008 fue removido tras críticas por conflictos de intereses, pues su empresa Televisión Satelital, en la que figuraba su hija como única accionista, se benefició con una frecuencia del Consejo de Radio y Televisión.

Solo una vez al año

Padre de seis hijos, los Rivera Ponce (2), Rivera Ferretti (3) y Rivera Gómez (1), Ricardo Rivera, de 68 años, traspasó la propiedad de sus compañías a sus hijos Rivera Ponce y ha seguido como director y productor general del canal Televisión Satelital, donde presentadores de programas ejercen con efervescencia su defensa luego de que la Fiscalía lo detuviera para investigaciones por el supuesto delito de asociación ilícita y de beneficiarse con el pago del 1% de comisión por los contratos principales y complementarios que conseguía la contratista Odebrecht en Ecuador.

“Por supuesto que sigue siendo mi tío, no lo voy a negar. Diez años que no trabajo con él. Lo veo para el 1 o 2 de enero en una reunión familiar. Yo no me entero que tiene cuentas en paraísos fiscales”, ha dicho Glas para marcar distancia hoy con su tío, cuyo nombre salió a relucir en un juicio de divorcio del empresario gerente de Telconet, Temislav Topic. Su esposa asegura que él mantiene “una extensa relación de negocios” con Ricardo Rivera y Jorge Glas.

Rivera también fue cuestionado porque la compañía que dirige, Televisión Satelital, ha mantenido negocios con el Estado para la transmisión de enlaces sabatinos. Según informes societarios, ha recibido ingresos por parte del canal estatal Radio y Televisión del Ecuador; en el 2013 registra pagos por $20.828. Los balances financieros del mismo año reportan un aumento de $ 1,5 millones a $ 3 millones en la cuenta de equipos del canal de Rivera, Televisión Satelital.

Lea también: Tío de vicepresidente Jorge Glas: "Mi familia afrontará el debido proceso (caso Odebrecht)"

“Con todos los negocios que ha hecho en Televisión Satelital..., cómo hace para tener ese tipo de equipos que no los tienen los mejores canales del Ecuador”, cuestionó Dalo Bucaram, mientras Rivera le respondía en Twitter que en ese canal presente las pruebas en su contra. Su sobrino Glas pide lo mismo, que quienes lo acusan “deben probar”. (I)