Ecuador pidió el lunes a Estados Unidos que deje de emitir informes sobre otros países como los recientes en cuanto a derechos humanos y control de narcóticos, a los que no dio legitimidad.

Quito "apela a las autoridades de Estados Unidos a que cese esta nociva práctica de emitir informes unilaterales que socavan la soberanía nacional", dijo el canciller Guillaume Long en una rueda de prensa junto a otros ministros.

Agregó que "Ecuador es un estado soberano que no concede legitimidad a los informes que publica el gobierno de los Estados Unidos" y que Washington "no tiene atribuciones para emitir juicios sobre las políticas de terceros países".

Long enfatizó que Estados Unidos no es las Naciones Unidas, "ni el policía del mundo ni el juez del mundo".

La semana pasada, el Departamento de Estado norteamericano difundió un informe sobre control de narcóticos, en el que Ecuador aparece en una lista de países con mayor vulnerabilidad frente al lavado de dinero proveniente de tráfico de drogas.

En cuanto al reporte sobre derechos humanos, Washington señaló que en Ecuador no hay independencia en el sector judicial y que hay restricciones a las libertades de expresión y de prensa.

"Estos informes están plagados de contradicciones", manifestó Long, añadiendo que "son muy poco rigurosos, muy poco serios".

Insistió en que la práctica estadounidense de presentar sus propios informes sobre otras naciones "violenta" principios como el de no intervención en asuntos internos, y que "en nada contribuye a fortalecer la necesaria cooperación" con Ecuador para perseguir delitos transnacionales.

A raíz de los recientes informes, la cancillería convocó el viernes a un representante de la embajada estadounidense en Quito para presentarle "nuestro malestar", agregó. (I)