"El señor Leonardo Bohrer es simplemente mi cuñado. No ha sido ni es socialcristiano y con sus actividades particulares no he tenido ni tengo relación alguna. Él tendrá que explicar y responder sobre sus actos. (...) Yo solo respondo por mí mismo", con estas palabras, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, busca distanciarse de la denuncia de corrupción presentada este martes por miembros del partido de gobierno.

En una rueda de prensa este martes, varios candidatos de Alianza PAIS para las próximas elecciones hablaron de supuestos contratos millonarios con la Municipalidad de Guayaquil que vinculan a Leonardo Bohrer, cuñado del Alcalde. "El candidato Julio César Quiñónez indicó que es raro que empresas que tienen contratos millonarios estén domiciliadas en el mismo edificio, que es propiedad de Bohrer", detalló el diario público El Telégrafo.

Sobre el contrato que AP dice que Bohrer tuvo en Petroecuador, Nebot respondió que si hubiese corrupción estarían involucrados los funcionarios del Gobierno, puesto que los contratos petroleros con competencia del Gobierno. "Con humor podría responderles como hacen los niños en la escuela: tú mismo…"

Contratos municipales

Sobre los contratos municipales mencionados en esa denuncia, dijo que "solo dos de las muchas compañías a las que se ha referido Alianza PAIS han tenido relación contractual con el Municipio de Guayaquil. Y lo han hecho dentro de la Ley y formando consorcios con conocidos y cumplidos contratistas del sector público nacional".

"De la información que consta en los procesos y en los registros públicos, el señor Leonardo Bohrer no es accionista ni representante legal de esas compañías, pero si ha simulado su no participación deberá responder por ello", expresó. Aseguró que se cumplió tanto en costos como en especificaciones contractuales.

Finalmente, Nebot dijo que resulta importante comparar los precios de contratos que realiza tanto el Municipio como el Gobierno Nacional, por lo que puso como ejemplos las obras. "Adquisición de terrenos para construir el proyecto Mucho Lote 2 en la Terminal Terrestre–Pascuales: El Municipio pagó $1,70 por metro cuadrado, y, al frente, el Gobierno pagó, para el parque Samanes, casi treces veces más, $21,83 por metro cuadrado. Para rellenar Mucho Lote 2 el Municipio pagó $3,25 por metro cúbico. El Gobierno para rellenar Samanes (al frente), pagó $13,00 el metro cúbico. La vía Casuarina, 3,3 km de hormigón, 6 carriles, y ducto cajón de 4x4m, le costó al Municipio de Guayaquil $ 4´700.000. A pocos kilómetros el Gobierno Nacional, construyó la vía de acceso a Socio Vivienda, de solo 2,3 km, 6 carriles, sin ducto y con dos pequeños y cuestionados puentes y pagó $12 millones". (I)