A más de lidiar con los costos de producción, que son mayores a los que tienen agricultores de Colombia y Perú, los productores nacionales de papa y cebolla colorada aducen que están enfrentando una competencia desigual por el contrabando que entra por las fronteras.

Fernando Pozo, productor de Patate y miembro del Consejo de Participación Ciudadana por el sector agropecuario en Tungurahua, asegura que por el contrabando y los costos, el agricultor trabaja a pérdida y a veces ‘sale a tabla’.

Comerciantes del mercado Mayorista de Ambato concuerdan con los productores en la necesidad de ejecutar operativos para evitar que el contrabando por las fronteras norte y sur afecte más a la producción e influya en los precios.

Mario Mayorga, presidente de la Asociación Central de Comerciantes del mercado Mayorista, considera que la falta de control está provocando la quiebra de pequeños y medianos productores, especialmente de papa y cebolla colorada.

Publicidad

Según las cifras que maneja, solo de este último producto estarían ingresando al país unos 60.000 quintales mensuales al centro de acopio.

Ante la situación, autoridades gubernamentales han dispuesto incrementar operativos por un mes en forma permanente. Los integrantes del Consejo van a actuar como veedores de esta acción.

Mayorga considera que el control no tiene que ser solo cuando el producto se encuentra en el mercado Mayorista, sino ir a controlar a aquellos que lo traen de Perú y Colombia.

Los productores señalan que el costo para producir en Ecuador es el doble de lo que cuesta en los países vecinos. Incluso dicen que agregando el valor por el transporte es más conveniente comprar lo que llega de contrabando.

El desencanto que traen las pérdidas está provocando que algunos productores cambien el uso de los terrenos a pastos para ganado lechero.

Fabián Valencia, director del Ministerio de Agricultura en Tungurahua, reconoce que hay agricultores que han preferido cambiar la producción a pastos. “La gente a la que ya no le genera resultados sembrar cebolla siembra otra cosa nomás, eso sí pasa”.

Sostiene que por el contrabando o por los efectos negativos por la caída de ceniza del volcán Tungurahua, que lleva diecisiete años de proceso eruptivo, el 50% de lo que se dedicaba a la siembra de papa y arveja en Quero ahora es pastizal.

Pero remarca que se activarán controles. Incluso anticipa que de Tungurahua se enviarán miembros del consejo sectorial para que hagan veeduría de los operativos y que se espera haya respuesta favorable. (I)