Dirigentes de los 48 dispensarios del Seguro Social Campesino en Azuay protestaron ayer contra las últimas resoluciones del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que, según ellos, les quita autonomía y tiene en crisis al sector.

Tránsito Lucero, presidenta de la Federación Única de Afiliados al Seguro Social Campesino (FUASSC) de Azuay, dijo que al haber eliminado la Subdirección del Seguro Campesino en esa provincia, los procesos administrativos se centralizaron en la dirección general.

Según Lucero, tal centralización se refleja, además, en que los afiliados deben trasladarse desde localidades lejanas a pagar en Cuenca, por lo que muchos prefieren no hacerlo y esto pone en riesgo las afiliaciones.

Dijo que el convenio vigente desde el 2012 integra al Seguro Campesino con la red del Ministerio de Salud Pública, y que ahora se pretende incluir a los afiliados al sistema AS 400, que es la agendación de turnos para asistencia médica.

“Los campesinos vamos a un chequeo médico cuando nos duele algo o verdaderamente estamos enfermos, si nos van a dar un turno para tres meses y no tenemos recursos para un médico particular nuestra salud empeorará y no seremos parte del buen vivir”, dijo.

La marcha salió cerca de las 10:00 desde el parque de San Blas, por la calle Bolívar hasta el parque Calderón. No descartaron nuevas protesta. (I)

700
dispensarios

médicos maneja el Seguro Social Campesino a nivel nacional, según las cifras de la entidad.