El 6 de marzo pasado, la Contraloría General del Estado desvaneció las glosas que había predeterminado a cinco funcionarios de Petroecuador, con base al informe DA3-0015-2012, que incluyó el examen al primer contrato de venta anticipada entre Petroecuador y Petrochina International Co. Ltd.

EL UNIVERSO tuvo acceso a esta resolución y pidió una entrevista al contralor Carlos Pólit. Estas son las respuestas a un cuestionario enviado el jueves pasado por correo electrónico y que no admite repreguntas. El contralor aseguró que Petrochina pagó los precios vigentes en el mercado y que no hubo perjuicio para el Estado.

El informe DA3-0015-2012 de Contraloría se envió a Petroecuador en marzo de 2013 y casi tres años después, en febrero del 2016, se notificó a los cinco supuestos responsables con las glosas. ¿Por qué tomó tanto tiempo hacerlo?
Las predeterminaciones de responsabilidades civiles derivadas de ese informe fueron notificadas dentro del plazo que prevé el art. 71 de la Ley Orgánica de la Contraloría (la ley dice siete años).

El argumento principal es la existencia de una alianza estratégica entre las empresas estatales y la autorización de las autoridades de Finanzas. ¿Este tipo de convenios están por encima de las normas y leyes nacionales? ¿Puede Petroecuador violar sus propias normas, como la de no vender a intermediarios, con la autorización de las autoridades de Finanzas?
En el presente caso se estableció la no existencia de un perjuicio al Estado, por cuanto al momento de la facturación se cobraron los precios vigentes en el mercado, más un premio adicional. Adicionalmente, el Convenio de Alianza Estratégica entre Petroecuador y Petrochina International bajo la modalidad de prepago se sujetó a un reglamento para alianzas estratégicas emitido por decreto ejecutivo en el 2000, por lo tanto, era legalmente válido a efectos de instrumentar la negociación entre dos empresas estatales.

El otro argumento es que tres meses después de que Petroecuador recibió el informe, aparecieron documentos de “vital importancia” que prueban que la fijación de precios estuvo sustentada. ¿Es posible aceptar pruebas adicionales vitales después del examen de Contraloría?
El proceso de la auditoría y el posterior de determinación de responsabilidades se basan en la ley y en el respeto al debido proceso. Las pruebas de descargo pueden presentarse no solo durante el examen, sino también en el proceso de determinación e incluso en la fase del recurso de revisión que también prevé la ley.

La glosa de $ 34 millones se desvanece porque se dice que se no pueden comparar los premios del remate de Perenco con la venta anticipada a Petrochina. Sin embargo, ¿con qué argumento se desvanece esa glosa frente a los premios acordados a la estatal venezolana PDVSA, que a julio del 2009 están por encima de los dados a Petrochina?
Como se indicó anteriormente, la glosa se desvanece básicamente por cuanto al momento de la facturación se cobraron los precios vigentes en el mercado, como consecuencia de lo cual no existió perjuicio al Estado en la venta de crudo.

En 15 meses se entregó crudo por más de $ 3.000 millones a Petrochina. A ese ritmo, en dos años se entregaría casi cuatro veces más que el préstamo inicial de $ 1.000 millones. Comprometer una cantidad tan grande a un único comprador, que revende a terceros, ¿no provocó un perjuicio al Estado?
Un eventual perjuicio al Estado se podía producir en el caso de que la venta se hubiese efectuado por debajo de los precios de mercado vigentes a la fecha de facturación, lo que como queda señalado no es el caso. La posterior reventa que se haga no es de competencia del vendedor, sino del comprador. (I)