A medida que el estudio Mossack Fonseca (MF) y Banvivienda pedían justificativos de las actividades de la offshore Eston Trading Limited, José San Martín Sánchez y Jaime Baquerizo Escobar entregaron más información que revela las negociaciones tras bambalinas sobre el crudo ecuatoriano.

Así, en los Papeles de Panamá consta un contrato entre Castor Petroleum Ltd. Geneva y Naparina Corp. S.A. del 2007, es decir, dos años antes de que se realizara la primera venta anticipada de crudo a Petrochina International Co. Ltd.

El documento está firmado el 1 de marzo de 2007 por Guillaume de Le Ville, como representante de Castor, y Enrique Cadena, por Naparina.

Según el documento, Castor contrató a Naparina como consultora para comprar lotes de crudo en los concursos que organizaba Petroecuador. Los interesados entregaban sus ofertas en las oficinas de la estatal hasta la fecha límite, y poco después el comité de Petroecuador adjudicaba los lotes.

Publicidad

En mayo del 2006, Petroecuador asumió la operación del bloque de la Oxy, lo que aumentó el crudo para licitación. Ese bloque producía unos 3 millones de barriles mensuales.

Según el acuerdo, la labor de Cadena era “asegurarse de que las ventas de crudo Napo y Oriente realizadas por Petroecuador durante el 2007 se realicen de una manera imparcial, transparente y abierta, o en su defecto, en concordancia con las leyes, los reglamentos y las normas aplicables”.

Doce puntos forman parte de este acuerdo, que se conoce gracias a la filtración de los archivos que realizó el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

La comisión de Naparina por este servicio sería $ 0,25 por cada barril neto de crudo que Castor Petroleum pudiera adquirir, durante el año 2007.

Publicidad

En el punto cuarto se insiste en que Naparina no podrá “ofrecer, pagar, prometer pagar o autorizar que se dé dinero o nada de valor a ningún funcionario público” del Gobierno, de alguna petrolera estatal, de algún organismo internacional o de algún partido político, con miras a influir en el resultado de los concursos que son objeto del contrato.

Jaime Baquerizo entregó este contrato como prueba de que Naparina Corp. S.A., con sede en Guayaquil, era comisionista petrolera y tenía relaciones con Proyector, desde el 2003; Taurus Energy, desde el 2005; y con Castor, desde el 2007, según dijo en una comunicación.

Castor pasó a manos de Gunvor en 2009. En un documento para captar inversionistas, que data de 2013, indicó que compró Castor para mejorar su presencia en América y servir a las refinerías de Estados Unidos.

Gunvor destacó que la adquisición le dio dos ventajas. Por un lado obtuvo el 17,71% de participación en el Petroterminal de Panamá, que es un oleoducto con instalaciones para almacenamiento en el Pacífico y el Caribe, y por otro, consolidó su capacidad para abastecerse de crudo latinoamericano. Al poco tiempo, Gunvor abrió un centro de negocios en Nassau (Bahamas) y tiene oficinas en Bogotá y Buenos Aires.

Publicidad

Después de la compra, Guillaume de Le Ville permaneció en Gunvor y fue director financiero de la División de Energía, hasta el 2011.

Según medios internacionales, Gunvor pertenecía a los billonarios Gennady Timchenko (ruso) y Torbjorn Tornqvist (sueco), pero Timchenko vendió su parte en marzo del 2014, poco antes de ser puesto en la lista negra por el presidente de EE.UU., Barack Obama. El 16 de marzo de 2014, Obama autorizó sanciones para 16 funcionarios y amigos del presidente ruso, Vladimir Putin.

En los Papeles de Panamá consta un certificado de Waterway Petroleum Ltd., que era la encargada de pagar el dólar a los comisionistas ecuatorianos. La offshore estaba en las Islas Vírgenes Británicas, pero desde febrero del 2012 se cambió de jurisdicción a Bahamas.

El certificado, de agosto del 2015, indica que sus directores son Torbjorn Tornqvist, Gabriela Bell y Alexis Serracin, todos con dirección en República de Panamá y designados en enero de 2012.

Según el portal de Gunvor, en inglés y chino, en el 2015 facturó $ 64 mil millones (frente a $ 88 mil millones del 2014) y obtuvo ganancias por $ 1.250 millones.(I)