Un ex guardia del campo de exterminio nazi de Auschwitz de 94 años, acusado de complicidad en el asesinato de unas 170.000 personas, rompió este viernes su silencio en el juicio abierto contra él para pedir perdón y desear no haber estado nunca ahí.

"Me avergüenzo por haber permitido que tuviera lugar esta injusticia y no haberme opuesto a ella", aseguró Reinhold Hanning en la corte de la ciudad de Detmold, en el oeste de Alemania, que analiza actualmente el grado de responsabilidad del guardia, que entonces tenía poco más de 20 años. "Lo siento sinceramente", aseguró.

El acusado afirmó arrepentirse profundamente de haber formado parte de una organización criminal, responsable de la muerte de numerosos inocentes y de la destrucción de incontables familias.

Poco antes, su defensa leyó un informe personal de 23 páginas sobre la juventud de Hanning y su misión en Auschwitz. En ella reconocía ser consciente de los asesinatos en masa que estaba teniendo lugar en el campo de exterminio.

Publicidad

Al mismo tiempo mostró una imagen de un hombre que no pudo oponerse a la llamada a filas y al posterior servicio como guardia. Su madrastra le urgió a apuntarse a las SS. Primero estuvo en Francia, después fue enviado al frente en el este, detalló su abogado Johannes Salmen.

En Kiev resultó herido y fue enviado como "servicio interno a Auschwitz". Al principio no sabía lo que ocurría ahí. "Sin embargo, quien como yo estuviera un largo tiempo ahí se daba cuenta también de lo que ocurría", lo citó su abogado. "Se asesinaba, gaseaba y quemaba a personas".

Como miembro del batallón de vigilancia debía encargarse de que ningún prisionero huyera, algo que nadie intentó nunca. "Tendríamos que haber usado las armas de fuego si hubiera pasado", relató.

Él solicitó en vano dos veces ser trasladado al frente y hasta la demanda en su contra intentó reprimir en su memoria todos los recuerdos de este tiempo. "Auschwitz fue una pesadilla. Desearía no haber estado nunca allí", concluyó su declaración.

Publicidad

Como querellantes se encuentran también supervivientes del campo de concentración y sus familiares. Uno de ellos, Leon Schwarzbaum, se mostró desilusionado tras la disculpa del ex guardia. "Para mí no es suficiente", afirmó. "Puede ser que sea otro hombre hoy en día, pero para lo que fue entonces no hay disculpa posible".

Por su parte, el abogado querellante Cornelius Nestler calificó la explicación como "escasa y pobre de contenido". En su opinión, de ella no se puede extraer qué hizo Hanning en qué momento en Auschwitz. No obstante, es de respetar su disculpa. "Que el señor Hanning después de un largo silencio por fin asuma su responsabilidad demuestra cómo de importantes son este tipo de procesos aún hoy en día", agregó.

La Fiscalía alemana acusa al anciano, originario del distrito de Lippe, de haber trabajado en el campo principal de Auschwitz entre 1943 y 1944 como miembro de las SS.

En este periodo llegaron al campo 92 convoyes ferroviarios con víctimas judías de las deportaciones. Quienes no estaban en condiciones de trabajar eran llevados directamente a las cámaras de gas. También hubo ejecuciones masivas y muchos murieron por las condiciones inhumanas en el campo.

El caso es resultado de una serie de recientes pesquisas contra ex miembros de las tropas parapoliciales SS y reflejo del cambio de enfoque de la Justicia alemana, que se afana por esclarecer los crímenes nazis revisando antiguos casos, en una carrera contrarreloj debido a la avanzada edad de los sospechosos. (I)