Un centro comercial que utiliza energía solar en toda su infraestructura es la apuesta ecológica de un ingeniero ambiental. A la edificación lo llama Econegocio. Se trata de un edificio donde oferta el alquiler de oficinas y locales en el centro de la ciudad.

El propietario, que prefiere no publicar su nombre, eligió comprar y reconstruir la estructura ubicada en Tungurahua y Alcedo. El sector lo eligió porque es una de las principales arterias de la urbe que une el norte con el sur.

En el interior del edificio ingresa la luz natural a través de dos pirámides de vidrio en el techo. Junto a la claraboya están paneles solares que captan la energía que se dirige por cables a los receptores.

Estos, a su vez, la envían a una caja distribuidora de energía, la cual está conectada a 40 baterías, de 12 voltios y 110 amperios. Luego llega hasta los cuatro inversores –de 110 y 220 voltios–, los cuales son los encargados de distribuir la energía a enchufes, lámparas y aire acondicionado de todo el edificio, explica Andrea Navarro, administradora del centro comercial.

Publicidad

Al usar energía limpia no contaminan el medio ambiente con emisiones de dióxido de carbono y se ahorra dinero en la facturación eléctrica, asegura la administradora. Pone como ejemplo que si uno de los locales gasta $ 400 mensuales en luz eléctrica, con el sistema de energía limpia se reduciría a $ 150, según un estudio de mercado del fabricante.

En un día nublado, las baterías pueden dotar de energía por una jornada más; y en caso de ser varios días sin sol, afirma, cuentan con 30 baterías adicionales cargadas.

En la planta baja hay siete locales comerciales, cuyas áreas van desde los 40 hasta 100 m². Mientras, en la planta alta hay doce oficinas, de 20 a 50 m². Cada uno cuenta con baño, sistema de seguridad a través de cámaras y videoportero, que sirven para ver a los que llegan a los establecimientos.

“La idea es impulsar el uso de energía limpia. Queremos hacer conciencia en la población de cuidar el medio ambiente, esto implica el correcto uso del agua y hacer conciencia de las tres R (reducir, reutilizar y reciclar)”, añade.

Dos veces al año se debe hacer el mantenimiento de los paneles. La vida útil de las baterías es de aproximadamente diez años. El edificio tiene los sistemas de seguridad exigidos por el Cuerpo de Bomberos, como sistema de bombas, gabinetes con extintores, mangueras, luces, detectores de humo en cada espacio.

En la fachada tienen una pantalla led de cuatro por tres metros, en la que pretenden publicitar a empresas. Alrededor de cien mil personas mirarán diariamente su publicidad con alta resolución hasta una distancia de 150 metros, según el estudio de mercado.

Actualmente, hay ocho cadenas farmacéuticas y empresas interesadas en alquilar las oficinas, que van desde $ 220 hasta $ 466 y, locales, de $ 650 a $ 1.300. Hoy es la inauguración del edificio. (I)

Queremos marcar la diferencia con responsabilidad ambiental, ofreciendo en este edificio varios servicios comerciales que no hay en los alrededores, como farmacias....Andrea Navarro, administradora