Edmundo Chalén Bustamante , de aproximadamente 70 años, había ido a visitar a una pariente en la cooperativa Guayas y Quil, en el Guasmo sur, cuando escuchó varias detonaciones de arma de fuego. Eran cerca de las 21:30 del pasado martes.

El septuagenario contó ayer que él y su allegada acordaron salir a verificar el origen y el motivo de los disparos. Ambos se llevaron una sorpresa.

“Había la noticia de que habían matado a uno en una moto, entonces ella me dice: ‘Vamos de curiosos para ver qué pasa’, nos fuimos caminando y sin saber nada veo una moto (tricimoto) que estaba trepada en la vereda y reconocí que era la moto de mi hijo...”, relató Edmundo Chalén.

Publicidad

Contó que por un momento creyó que su nieto, Ismael Chalén Quinto, de 22 años, a quien le dice hijo, estaba en el sitio en las mismas circunstancias que él, “de curioso”. Lo buscó entre la multitud. “Pero no lo veía, entonces comencé a apartar a la gente que estaba ahí y me doy cuenta de que era mi hijo, grité: Es mi hijo”, recordó Chalén con la voz entrecortada.

Ismael Chalén es la tercera víctima de muerte violenta en menos de una semana. El sábado pasado, en la ciudadela La Atarazana, en el norte, fue asesinada Julia Piedra, de 49 años, por no dejarse robar los $ 2.000 que había retirado en un banco, y la madrugada del martes fue hallado sin vida Abdón García Rendón en su departamento de Sauces 4. Lo asfixiaron.

Chalén fue hallado por su abuelo boca abajo en la calzada, y, para confirmar su identidad, volteó el cuerpo. “Para describirlo bien, porque estaba ensangrentado, cogí y lo viré. Ahí me enteré de que era él”.

Publicidad

Ismael Chalén presentaba ocho disparos a la altura de la cabeza. Testigos indicaron que la víctima viajaba en su tricimoto, cuando sujetos en una moto lo interceptaron y dispararon.

Manifestaron que tras la agresión, la tricimoto trepó la vereda y Chalén cayó en la calzada, a varios metros.

Publicidad

Los familiares y allegados descartan el robo como móvil del crimen, porque supuestamente le encontraron todas sus pertenencias. Presumen que sea una venganza, pero no recuerdan que él les haya comentado sobre alguna amenaza de muerte. (I)

Robos
Amenazas

Choferes
Dos conductores de tricimotos, compañeros de Ismael Chalén Quinto, dijeron que a diario están expuestos a la delincuencia. Uno de ellos aseguró que desconocidos suelen interceptarlos para pedirles dinero y que si no les dan, los amenazan con robarles sus pertenencias.