Pese a la insistencia de sus dirigentes y a un par de forcejeos con la fuerza pública, la oposición se quedó fuera del cerco policial que, desde las 05:45 de este jueves, rodeó a la Asamblea Nacional.

Varios asambleístas y políticos contrarios al régimen criticaron la posición de los uniformados, pues pretendían ingresar a la sesión del Pleno con sus simpatizantes.

El general Ramiro Mantilla, a cargo del operativo de seguridad, explicó a los manifestantes -que se ubicaron en la esquina suroriental del parque El Arbolito, a dos cuadras de la Asamblea- que no podrán pasar, pues su tarea es la de resguardar el orden público y evitar incidentes.

Sin embargo, los militantes de la Revolución Ciudadana sí tuvieron acceso a las inmediaciones del edificio legislativo, dentro del cerco de seguridad.

Publicidad

Solo gente de Alianza País puede ingresar a alrededores de Asamblea nacional. Nadie mas señalan policías pic.twitter.com/avHwatmmgf

Los reclamos fueron constantes, pero hasta las 11:10, la autoridad se negó a permitir el paso a la oposición.

Un cordón policial y vallas metálicas rodearon a la Asamblea, lo que provocó congestión vehicular en el centro capitalino.

Los indígenas y trabajadores que protestan y exigen el archivo de las enmiendas constitucionales protagonizaron un par de momentos de empujones con los policías. No obstante, no pasaron a mayores.

En medio de las consignas anticorreístas, Carlos Pérez Guartambel, presidente de la Ecuarunari, anunció que, más allá de las enmiendas, el levantamiento indígena continuará y de a poco irá sumando voces críticas. Aseguró que por la tarde llegarían más manifestantes.

Los asambleístas

A pocos metros del sitio donde los manifestantes intentaban romper el cero policial, un grupo de asambleístas de oposición seguía paso a paso los acontecimientos. Se reunieron desde las 07:00 en el primer piso del Hotel Tambo Real.

Publicidad

Durante la mañana alternaron entre ese salón y la calle, con el fin de liderar las voces de oposición. En ese ir y venir, incluso, el asambleísta Andrés Páez (Creo) se cayó y fue atendido en una ambulancia. Luego de 20 minutos volvió a caminar por la avenida Doce de Octubre; allí se encontraban otros colegas suyos: Mae Montaño (Creo), Patricio Donoso (Creo), Ramiro Aguilar (independiente), Antonio Posso (Avanza), Gilmar Gutiérrez (Sociedad Patriótica), entre otros.

También estuvieron allí el rector saliente de la Universidad Andina, Enrique Ayala, y políticos de oposición como María Paula Romo, César Monge y Milton Castillo.

Lea también: Asamblea arealiza segundo debate de enmiendas

En el Tambo Real, Ramiro Aguilar informó que el grupo que estaba allí, de unos 15 asambleístas, no participará en la sesión de las enmiendas en el Pleno.

Al ser consultado sobre el porqué había asambleístas de oposición en el Pleno y otros en el hotel, Patricio Donoso negó que haya división, pues la unidad de la tendencia que rechaza al paquete de enmiendas está reflejado en un acuerdo suscrito por 28 legisladores que comparten la crítica al régimen de Rafael Correa.

Revise aquí: Análisis de las enmiendas y posibles alcances

Franco Romero, del Partido Social Cristiano, estuvo en el grupo del Tambo Real, a pesar de que sus compañeros asistieron al Pleno. “Esta es una decisión personal, porque ya había comprometido mi palabra de venir acá. Sin embargo, respeto el criterio de mis compañeros de partido”, señaló.

Los asesores y simpatizantes de estos políticos hacen un seguimiento del debate legislativo y señalaron que durante la tarde o noche, cuando la sesión se vaya definiendo, se pronuunciarán en bloque desde el hotel o, como han decidido llamarlo, su “cuartel general”. (I)