(Actualizado a las 20:40)

El gobierno británico rechazó la petición de Ecuador de un "salvoconducto especial" para que el creador de WikiLeaks, Julian Assange, se someta a unas pruebas médicas por un "fuerte dolor" en el hombro derecho, denunció este miércoles el canciller Ricardo Patiño.

"Hemos solicitado al gobierno británico que pueda concederse por una razón estrictamente humanitaria un salvoconducto en coordinación con el gobierno del Ecuador para hacer resonancia magnética a Julian Assange (...)", explicó Patiño.

"La respuesta que hemos recibido del Reino Unido es que puede salir de la embajada en cualquier momento por cualquier asistencia médica que pueda necesitar, pero la orden europea de detención se mantiene sobre el señor Assange. O sea puede salir pero lo vamos a tomar preso", agregó Patiño.

Publicidad

Assange, quien recibió asilo de Ecuador y es reclamado como sospechoso de varios delitos sexuales en Suecia, está refugiado desde junio del 2012 en la legación ecuatoriana en Londres.

El australiano teme que una vez en Suecia sea extraditado a Estados Unidos por la publicación de cientos de miles de documentos confidenciales del gobierno estadounidense a través de WikiLeaks.

"No estamos insistiendo en el salvoconducto original, que pedimos para que venga al Ecuador. Estamos pidiendo un salvoconducto especial que dure unas cuantas horas solamente para que vaya a tomarse una resonancia magnética y regrese", declaró Patiño.

"Incluso en situaciones de guerra, por razones humanitarias se conceden este tipo de salvoconductos", lamentó el canciller, que explicó que la petición se hizo después de que una doctora visitara a Assange en la embajada y le recomendara esa prueba médica para determinar el alcance de su lesión en el hombro derecho.

"El Gobierno británico no está ofreciendo las facilidades para esto. Es una adicional falta a la protección, a la defensa de los derechos humanos de una persona", dijo el canciller.

Comentó que queda la posibilidad de averiguar si algún país o la Cruz Roja tienen un aparato de resonancia portátil "como para poder introducirlo a la embajada de Ecuador y puede hacerle el examen".

Publicidad

El lunes, la policía británica abandonó la vigilancia constante de la embajada de los últimos tres años, aunque mantiene su intención de detener a Assange si la abandona.

En la situación actual, si abandona la embajada podría ser inmediatamente arrestado.

El fundador de WikiLeaks "no tiene ninguna razón para hacer cosas irregulares. De tal manera que no tenía por qué la Policía británica gastar tanto dinero en tener un montón de policías, de vehículos fuera de la embajada", indicó Patiño.

El precio de la vigilancia constante ha sido hasta ahora de unos 19,3 millones de dólares, según WikiLeaks.

El canciller agregó que el Gobierno británico envió una nota a Ecuador amenazando con revisar la cooperación futura con el país. "Nosotros no aceptamos amenazas de ningún país por más importante que se pueda creer", concluyó. (I)