Historia de La Manga del Cura se cuenta desde dos posturas

Historia de La Manga del Cura se cuenta desde dos posturas Historia de La Manga del Cura se cuenta desde dos posturas
Historia de La Manga del Cura se cuenta desde dos posturas
Paraíso-La 14 es el mayor poblado de La Manga del Cura.
Historia de La Manga del Cura se cuenta desde dos posturas
Mapa de 1957, que según Manabí, fue tomado del Instituto Geográfico Militar y muestra que los límites de Guayas hacia el norte llegan hasta lo que hoy es la represa Daule-Peripa.
7 de Septiembre, 2015
7 Sep 2015

Por cien pesos el dauleño Nicolás de Avilés compró en 1837 la montaña de San Francisco de Peripa ¬donde se encontraba lo que hoy es La Manga del Cura¬, un territorio que Guayas alega es originario de Daule, y que luego pasó a los nacientes cantones de Balzar y El Empalme, todos guayasenses y por eso reclama esa zona ahora en disputa.

Esa compra consta entre la documentación y los registros oficiales con los que la Prefectura del Guayas defiende su tesis de límites. Los papeles datan desde la Ley de División Territorial del 21 de julio de 1824, cuando el país formaba parte de la Gran Colombia.

Así, los documentos indican que entonces el Departamento de Guayaquil lo constituían los cantones Guayaquil, Daule, Babahoyo, Baba, Punta de Santa Elena y Machala. Y a Manabí le correspondían las cabeceras de Portoviejo, Jipijapa y Montecristi “sin indicar límites, dejando esa atribución en forma provisional al poder Ejecutivo”.

Luego de 24 años de la compra de la montaña, en la segunda Ley de División Territorial de 1861, la provincia cambió su nombre a Guayas y quedan definidos sus cantones: Guayaquil, Daule, Santa Elena y Machala. Es aquí cuando Daule adquiere las parroquias Daule, Balzar, Santa Lucía y Soledad.

En esta época (1865) se habla de la llegada a la montaña del párroco Leandro Fierro, de Daule. Su intención era seguir el camino hacia el interior de la República. Al no poder cumplir este objetivo regresó a Daule, pero dejó sus enseñanzas evangélicas, por ello los colonos para “inmortalizar aquel camino o trocha trazado por este párroco lo denominaron La Manga del Cura”, según consta en la tesis guayasense.

La zona hoy en disputa pasa, según Guayas, a Balzar cuando este se cantoniza en 1928, donde “se ratifica la pertenencia a Guayas” del sector que irá a consulta popular el 27 de septiembre próximo, indica el presidente del Comité de Límites de esta provincia, Xavier Sandoval.

Es ese cantón el que “ante la incursión de manabitas en el territorio, en 1952, por resolución del Concejo Municipal, decide colocar hitos demarcatorios”. Ubicó uno en el río Pupusá, que está bajo la represa; dos en el estero Capelé y otro sobre el río Peripa (Congomá). Guayas tiene fotos de ellos como parte de sus argumentos de pertenencia.

En 1967 se pretendió mermar La Manga del Cura, de acuerdo con la versión de Guayas, cuando la Asamblea Constituyente del 10 de enero señaló los límites entre Pichincha y Manabí. Tras la protesta, la Asamblea declaró “intocados” los límites de esta provincia. Pese a esto Balzar se declaró en paro, por lo que la Asamblea nombró técnicos para hacer una inspección general que “ratificó sus linderos”.

Seis meses después se crearon los cantones El Carmen (Manabí) y Santo Domingo de los Colorados (entonces de Pichincha), dejando a “salvo el reclamo de Balzar sobre sus límites”, dice Sandoval. Y en 1971 se cantonizó El Empalme, “incluyendo a La Manga del Cura”. (I)

 

Versión manabita

El acta de la Asamblea Constituyente del 10 de enero de 1967 y mapas del Instituto Geográfico Militar de 1957 y 1974 son lo que Manabí considera clave para defender su derecho sobre La Manga de Cura.

Los dos mapas, dice el presidente del Comité de Límites de esa provincia, Ignacio Mendoza, muestran que Guayas llega en sus límites al norte hasta lo que hoy es la represa Daule-Peripa.

Mientras que la Asamblea del 10 de enero de 1967 discutió los límites entre Manabí y Pichincha. Ahí, agrega, Pichincha pretendió mermar lo que sería El Carmen ¬que se creó el 3 de julio del mismo año¬. Se estableció el límite para Manabí desde el km 27,5 de la carretera Chone-Santo Domingo una paralela de norte a sur hasta encontrar el río Peripa aguas abajo hasta su confluencia con el río Daule, “esto es toda La Manga del Cura”, asegura Mendoza.

Al siguiente día, agrega, que en otra sesión, el asambleísta Asaad Bucaram “solo reclamó” que con dicha delimitación se afectaba a Guayas en 30 km² que corresponde a la población de Peripa.

Con el funcionamiento de la represa Daule-Peripa, en los años 90, se dio una inundación hacia arriba de la represa, lo que es La Manga del Cura . “Fueron 300 km² de espejo de agua que separaron a Guayas de Manabí” y que con el tiempo el gobierno seccional manabita ayudó a solucionar el problema, asegura Mendoza.

Él cuestiona los hitos colocados por Balzar, pues sostiene que se pusieron en base a una ordenanza “que no está por encima de una ley de la Asamblea de 1967”.

También hace referencia a la ley aplicable a todas las provincias cuando Ecuador se separó de la Gran Colombia y se pensó en fijar límites: En una sesión del Congreso de septiembre de 1830 el diputado manabita Manuel Rivadeneira presentó un proyecto para que no se alteren los límites de antes de la independencia. Debatido el problema se expidió un decreto con un único artículo que acogía dicha petición.

Lea también: La Manga del Cura, con censo electoral y una consulta para definir su pertenencia

Así se explica el lindero que tuvo el Gobierno de Cara (hoy Esmeraldas), que limitaba al norte con Atacames, al sur con el Corregimiento de Guayaquil (hoy Guayas) en las tenencias de Portoviejo y Daule, al oeste el mar y al este con el Corregimiento de Quito y Latacunga.

Tenía cinco pueblos: Canoa en la Costa, San Miguel sobre el río Daule, Chone sobre el río Chone, Tosagua sobre el río de Tosagua y Santo Domingo de los Colorados. San Miguel sería el territorio que ahora se conoce como La Manga del Cura.

Para Manabí una de las historias que más resalta es la del padre imbabureño Luis María Pinto, quien evangelizó desde 1904 en Portoviejo y Bahía.

Pero fue en 1928 cuando siendo párroco de Calceta decidió trazar un camino más corto para ir a Quito y con ayuda de campesinos abrieron una trocha en las montañas. A este sacerdote, según la tesis manabita, se debería el nombre de La Manga del Cura. (I)

Historia de La Manga del Cura se cuenta desde dos posturas
Política
2015-09-14T11:05:01-05:00
Guayas y Manabí manejan distintos documentos, mapas, fechas y hasta sacerdotes a los que se les debe el nombre. Consulta electoral será el 27 de septiembre.
El Universo