A bordo de una pequeña lancha a remo, en la década de los 90, Valentín Domínguez llegaba a su escuela en el centro de Guayaquil desde la isla Santay. Todo a un ritmo “dificultoso”.

La única comunicación entre la comuna y Guayaquil eran las canoas. “Fueron épocas bien difíciles porque no había la facilidad de transporte”, recuerda Domínguez, de 32 años, que abandonó sus estudios secundarios en 1999.

Desde allí, fiel a la tradición de sus familiares, se dedicó a la pesca, actividad que disfrutaba en su infancia. Pero una capacitación que hubo en la isla, en 2010, cambió el curso de su actividad y lo motivó a interesarse por el turismo.

A partir de allí se involucró como líder comunitario hasta que fue seleccionado por su comuna como administrador de la Asociación de Servicio Turístico de San Jacinto de Santay, que se encarga de las embarcaciones, boleterías y el restaurante de la isla.

Publicidad

Entre charlas y talleres, se empezó a alejar de las redes y el vaivén de la marea para cultivar su deseo de guiar a los turistas en el interior de la naturaleza de su ecoaldea.

Ahora, con más de 100 horas de capacitaciones y bajo su liderazgo, gusta de enseñar a los turistas nacionales y extranjeros los destinos que hay entre Guayaquil y la isla Santay.

Cree que un buen trato, conocer cómo llevarlos y el buen cuidado son claves en esta actividad, que ya involucra al 50% de los moradores de la Santay, según Domínguez.

Y es que el porcentaje de gente involucrada en el turismo se ha incrementado con la construcción del puente que une la urbe con la isla, por la calle El Oro y Durán. “Estoy muy agradecido con todos las implementaciones y ayudas”, manifiesta.

Hoy está dedicado enteramente al proyecto Turismo en el Golfo, creado por el Ministerio de Turismo. Su labor se enfoca a que todo esté listo para los paseos que se dan de 09:00 a 13:00, entre sábado y domingo, por el río Guayas visitando la isla Santay, la estación férrea de Durán y el Parque Histórico.

Entre sus planes, el isleño anhela que se implemente el alquiler de kayaks y remo y buscar un par de naves más para los paseos. (I)