En lo que va del 2015, el Gobierno sumaría recortes presupuestarios por unos $ 3.725 millones, de cara a la caída internacional del precio del petróleo. El primero fue de $ 1.420 millones, anunciado por el presidente Rafael Correa. Además, la recién aprobada Ley de Justicia Laboral le permite, al menos este año, no entregar unos $ 805 millones para el IESS (40 % de las pensiones jubilares). También se prevé una reducción de $ 1.500 millones en la compra de combustibles, debido a la caída del precio.

Así lo indicó el exministro de Finanzas Fausto Ortiz, quien explicó que el gasto inicial del 2015 está calculado en $ 32.828 millones (sin amortización), pero con la reducción quedaría en unos $ 28.800 millones.

Esta cifra es menor al gasto devengado del 2014 ($ 32.538 millones sin amortización). Con la mayor rebaja prevista, Ortiz considera que las perspectivas de crecimiento se ven disminuidas. El Fondo Monetario Internacional ha previsto que el crecimiento de Ecuador en el 2015 será del 1 %.

Entre tanto, el jueves pasado, la viceministra de Finanzas, Madeleine Abarca, informó a la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea que las modificaciones que sufrió el presupuesto del 2014 llegaron al 14,93 % al pasar de $ 34.300 millones a $ 39.421,25 millones. La cifra está al límite de lo permitido (15 %).

Sobre los cambios, la asambleísta Rocío Albán (AP) observó que algunas entidades como el Ministerio de Defensa registró alza de recursos por $ 220 millones, pero ejecutó el 77 %. En el borrador del informe sobre el presupuesto 2014, la Comisión también refiere que el Ministerio de Vivienda registró un aumento del 130 % pero al final del año tuvo una ejecución del 74,54 %. (I)