Publicidad

Bonil: ‘Donde yo veo un asambleísta, ellos ven a un negro o un afro’

Tres comentarios publicados en el blog de Lola Cienfuegos, una cuenta anónima que ha sido señalada como troll por los detractores del Gobierno.

El asambleísta Agustín Delgado durante su intervención en la Asamblea, que fue cuestionada en las redes sociales. Foto: redaccion

Tres comentarios publicados en el blog de Lola Cienfuegos, una cuenta anónima que ha sido señalada como troll por los detractores del Gobierno, y uno en la web del diario Centinela forman parte de la denuncia que 17 organizaciones afroecuatorianas presentaron el pasado 5 de noviembre contra el caricaturista Xavier Bonilla, Bonil, por un dibujo que hacía alusión a la dificultad del asambleísta de Alianza PAIS y exfutbolista, Agustín ‘el Tin’ Delgado, para leer un discurso.

Los comentarios cuestionan, por un lado, la habilidad para la lectura del asambleísta o que haya gente que se esfuerce estudiando y no alcance un sueldo de $ 6 mil; por otro, consideran que es una ofensa para una persona que trabaja al igual que sus colegas para ganar eso.

El debate surgió a raíz de un video que circuló en redes sociales, en el que Delgado interviene en la Asamblea durante el tratamiento de la Ley de los Consejos Nacionales para la Igualdad. A partir de este, Bonil hizo una caricatura o un ‘meme’ como precisa su abogado, Lenín Hurtado, en el que aparecen dos fotos del asambleísta. Una con la leyenda: “Con mi discurso todos dicen pobre-tín pobre-tín”. Y otra: “Pero con mi sueldo de asambleísta ya nadie dice pobre-tón pobre-tón”. Se publicó el 5 de agosto.

Dos días después, Bonil y EL UNIVERSO se disculparon con Delgado, quien consideró ofensiva la caricatura.

Publicidad

Al día siguiente, el presidente Rafael Correa calificó de “racista” al dibujo. “Si eso lo hubiera hecho un blanco no hubiera pasado nada...”, dijo. Sobre el discurso de Delgado, que integra la Comisión de Participación Ciudadana y Control Social, indicó: “No es que lee mal o está nervioso (...). Él siempre tiene un poco de problemas para articular palabras”.

Tres meses después, la denuncia se presentó con el argumento de que viola los artículos 10, numeral 1, literal b); y, 62 de la Ley de Comunicación. El primero dispone abstenerse de realizar y difundir contenidos discriminatorios; el segundo prohíbe su difusión y la de mensajes que constituyan “apología de la discriminación e incitación a la realización de prácticas o actos violentos” basados en algún mensaje discriminatorio.

El Cordicom, que el 8 de agosto dispuso la transmisión de un video que avalaba el reclamo de Delgado, admitió la denuncia al considerar que el contenido es “discriminatorio por razones de condición socioeconómica”.

Para Hurtado, esta es una de las particularidades del proceso. En principio, dice, la caricatura fue catalogada como discriminatoria en función racial, pero luego de presentar el alegato, el análisis previo a convocar a la audiencia cambió por discriminación socioeconómica. “Esto evidentemente es una violación al debido proceso...”, dice.

Para Bonil, el racismo proviene de las propias autoridades de control. “¿Quiénes son los racistas? Porque ahí donde yo veo un asambleísta ellos ven un negro o un afrodescendiente”, dice.

Este Diario contactó a los denunciantes. Sonia Vivero, directora de la Fundación Afroecuatoriana Azúcar, dijo que hablarán luego de la audiencia. (I)

Redacción
Redacción

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?