Las aeronaves alzaron vuelo y surcaban el aire en medio de la celebración militar por los 89 años de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE). “La llegada de los siete helicópteros Dhruv indios marca un nuevo camino en la aviación de rescate”, decía en su discurso de ese 27 de octubre del 2009 el entonces comandante general de esta rama, Rodrigo Bohórquez. Minutos después uno de esos Dhruv, de los que había destacado que podían volar en toda condición meteorológica, comenzó a precipitarse a tierra y terminó estrellado.

El accidente encendió la polémica en torno a una compra que había sido descartada durante la administración del comandante Jorge Gabela (enero 2007-abril 2008), tras tres procesos de adquisición declarados desiertos “por no convenir a los intereses institucionales”, según consta en el examen especial de la Contraloría realizado entre enero del 2007 y junio del 2011 y aprobado en mayo del 2013.

Gabela, un experimentado piloto de guerra, dijo entonces que ni las fuerzas armadas de la India querían esos helicópteros. “No tienen ninguna certificación. Chile hizo un estudio para adquirirlos, pero no pasaron la prueba (...), tienen demasiados problemas de motor, de rotor...”, dijo a EL UNIVERSO en el 2009. El oficial murió el 29 de diciembre del 2010 tras un ataque armado en su casa en Samborondón que, para la Fiscalía, fue un delito común; y, para su familia, guarda relación con sus cuestionamientos a la compra de los Dhruv.

Después del ataque del Ejército colombiano en Angostura, en marzo del 2008, la ahora extinta Junta de Defensa Nacional declaró de emergencia la adquisición de helicópteros multipropósito, que irían al ala de Combate Nº 22 en Guayaquil.

Publicidad

El Comité de Contrataciones invitó al concurso a las compañías que estaban registradas en la FAE. Participaron Hindustan Aeronautics Limited (HAL), Elibitsystems, Eurocopter y Kazan, pero el contrato fue adjudicado a la primera por unanimidad, tras concluir que era la única que cumplía los requisitos establecidos en las bases.

El ministro de Defensa, Javier Ponce, y el presidente de Sumil C.A., representante de HAL en Ecuador, Juan Cortez, firmaron el 5 de agosto del 2008 el contrato por $ 45’200.000: $ 30 millones de anticipo a la firma del contrato y $ 15’200.000 en 10 cuotas anuales del 2009 al 2018. El precio con pago diferido a tasa libor + 1% suma $50’700.000, según el acta del Comité de Contrataciones de la FAE.

Juicio tras primera caída

La caída del primer Dhruv motivó en el 2010, de parte del asambleísta Fausto Cobo (SP), una denuncia penal contra el ministro Ponce y 18 militares y un pedido de juicio político ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea (negado por la mayoría oficialista), por irregularidades en el cumplimiento de requisitos. Por ejemplo, se detectó que las cinco aeronaves recibidas hasta entonces tenían piezas de otros años, cuando el contrato decía que los helicópteros y sus componentes debían ser nuevos, del 2008 en adelante.

Sumil alegó que la FAE apresuró la entrega y que eso provocó su fabricación con motores de años anteriores. La misma FAE en una carta certifica que tenían motores de otros años, pero que eso no afectaría su desempeño.

La Contraloría, durante la administración de Carlos Pólit, confirmó aquello en una verificación a los Dhruv 601 (presidencial), 602, 603 y 605. La 604 no se revisó, pues ya se había accidentado. Se constató que cuatro motores eran de fabricación 2007, uno 2006 y uno del 2005. “Se incluyen como parte o accesorio de los motores 4 FADEC (sistema de control de combustible computarizado) del 2006, cuatro palas del rotor principal son componentes aeronáuticos de fabricación 2007”, aunque hubo el compromiso de HAL de reemplazarlas posteriormente.

Publicidad

El 601, 602 y 603 vinieron con partes de años anteriores. El 601 fue el segundo helicóptero en accidentarse, en febrero del 2014, y el 603, el tercero, el 13 de enero pasado. Solo el 604, el que cayó en la ceremonia militar, y el 605, caído el 27 de enero pasado, tenían equipamiento del 2008.

Los helicópteros no tenían las certificaciones FAR y JAR, licencias de seguridad de vuelo que emite la Administración Federal de Aviación de EE.UU. Bohórquez dijo en el 2009 que no las requerían porque esas son para helicópteros civiles.

Informe de Contraloría

“Las especificaciones técnicas preparadas para la adquisición de los helicópteros no fueron las adecuadas”, observó la Contraloría, ya que según los informes calificó la oferta de HAL “sobre la base de un certificado homólogo de aeronavegabilidad FAR-29 estándar de la Dirección de Aviación Civil de la India” y otro validado de la Dirección de Aviación Civil de Chile.

También señaló que hay sistemas que están pendientes de ser integrados o equipos por instalarse en las naves: “los repuestos, herramientas, equipo de tierra, bancos de prueba, material fungible, etc., no han sido entregados por la cía HAL en forma definitiva y en su totalidad”.

Con los helicópteros 606 y 607, que por disposición de la FAE estarán en tierra, también hubo novedades: llegaron 188 días tarde (generó una multa para HAL de $ 940.665) y hubo 10 especificaciones técnicas no cumplidas, como el localizador de señal de emergencia.

El contralor Pólit explicó vía mail que el nuevo examen especial iniciado tras los últimos accidentes abarcará desde el 30 de junio del 2011 a la fecha e incluirá los procesos de operación y mantenimiento de las aeronaves, adquisición de partes y repuestos. Dijo que es distinto y complementario al anterior, en el que ya se determinaron responsabilidades, que siguen su trámite de juzgamiento.

Ejecución de seguros

En el primer accidente se hizo efectiva la póliza de Seguros Sucre por $ 5,6 millones. Pero no se reemplazó la nave porque hoy el costo supera los $ 13 millones. El ministro de Defensa, Fernando Cordero, que hasta el cierre de la edición no atendió un pedido de entrevista, dijo el jueves a Ecuadorinmediato que en el segundo accidente también se ejecutó el seguro, pero los fondos, por decisión del presidente Rafael Correa, fueron a “obras de desarrollo social”, como la readecuación del colegio Vicente Rocafuerte.

EL UNIVERSO solicitó entrevistas al comandante de la FAE, Gral. Raúl Banderas, pero se dijo que el Ministerio de Defensa es el responsable de dar información; al ahora ministro de Agricultura, Javier Ponce; a Gabriel Rivera y Marllely Vásconez, presidente y vicepresidenta de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea. Hasta el cierre de la edición no hubo respuesta.

Alfonso Caicedo, actual presidente de Sumil, dijo, por vía telefónica que no hablará mientras la Comisión Investigadora no se pronuncie sobre el accidente, el cuarto de una flota que debía servir para rescate y en la cual, dice Cobo, los rescatados han sido los Dhruv. (I)