Mauricio Ríos Anchundia, de 45 años, se convirtió ayer en la decimocuarta víctima mortal (11 ecuatorianas y tres chinas) del derrumbe ocurrido el pasado 14 de diciembre en el pozo de presión número 1 de la casa de máquinas del proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair, ubicado entre las provincias de Sucumbíos y Napo, que construye una empresa china.

El derrumbe aplastó a 25 personas, 13 de ellas fallecieron en el momento del accidente y 12 resultaron heridas. Una de estas últimas fue Ríos, quien inicialmente recibió atención en un hospital de El Chaco, en Napo, pero debido a la gravedad de las heridas fue llevado al Carlos Andrade Marín, en Quito, donde murió ayer, señaló su hermano Omar Ríos.

Él consideró que faltó agilidad en la atención de su familiar, a quien debieron amputarle un brazo. Dijo que Sinohydro, la empresa contratista, ha cubierto todos los gastos generados y que el cuerpo de su hermano será sepultado hoy en Milagro, provincia del Guayas.

El pasado 17 de diciembre, el fiscal general, Galo Chiriboga, anunció una investigación penal para determinar presuntas responsabilidades en el siniestro. Con ello se busca determinar si se respetaron los protocolos y analizar si los materiales usados eran los adecuados. (I)