Con la difusión de una Guía de Seguridad Ciudadana la Policía busca que la comunidad se convierta en sus ojos y oídos para combatir ocho problemáticas graves que inciden en los índices de inseguridad del país.

El manual fue presentado el miércoles pasado en Quito y su aplicación comenzará esta semana en el barrio Solanda, en el sur, para luego difundirla a nivel nacional a través de cerca de 1.700 unidades de Policía Comunitaria (UPC) que hay.

El documento establece parámetros para la conformación de asambleas populares que, junto con los gendarmes, harán un diagnóstico de las problemáticas que aquejan a cada barrio. También los mecanismos y una lista de entidades donde se puede ir para hacer denuncias.

Luis Varese, asesor de seguridad del Ministerio del Interior, explicó que la idea no es que los ciudadanos se involucren en la lucha contra el crimen organizado. “Se trata de que la comunidad junto a la Policía Comunitaria pueda diagnosticar y prevenir la existencia de algunos delitos que generan problemas de seguridad a su sector”.

El documento se refiere específicamente a ocho problemáticas: violencia intrafamiliar, violencia de género, pandillas, robo y hurto, microtráfico, usura, consumo problemático de alcohol y trata de personas.

Según el Ministerio del Interior, en lo que va del año se han producido 608 homicidios en el país, de los cuales se han resuelto 256 y el resto está en investigación. La mayoría estarían motivados por problemas de convivencia, como venganzas y riñas, problemas interpersonales o ajustes de cuentas.

Por ejemplo, en Quito, de los 117 homicidios registrados entre enero y agosto de este año, 34 fueron por riñas, 29 por asaltos y robos, 6 por venganza, 7 por violencia intrafamiliar y 3 en el contexto de las relaciones de pareja, según el Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana.

Byron del Salto, dirigente barrial de Solanda, dijo que si bien en el sitio ya no se ha escuchado de muertes violentas, persisten problemas como la violencia contra la mujer, el microtráfico y la usura “que ha destrozado familias y negocios, por las amenazas”. Él considera importante la aplicación de la guía y el trabajo con las UPC.