El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, instó este sábado a la clase obrera a ocupar las empresas y unidades de producción que intenten sumarse a la "guerra económica" contra el país.

En un encuentro con trabajadores en la región costera de Vargas, Maduro amenazó a los empresarios que intenten paralizar sus unidades con una expropiación a través de los trabajadores.

"Empresa que un burgués paralice, la clase obrera debe tomarla", dijo en medio de aplausos.

Los dueños de empresas deben respetar las leyes y serán bienvenidos, pero advirtió que "el que se sume a la guerra económica, los trabajadores deben tomar esa unidad productiva y ponerla a funcionar. Cuenten los trabajadores de la patria con todo el apoyo del presidente obrero para recuperar las empresas que la burguesía abandone", agregó.

Publicidad

Maduro anunció que la próxima semana instalará un Consejo de Gobierno Popular de la Clase Obrera, para examinar acciones para apuntalar el proyecto socialista que impulsa el gobierno bolivariano.

Dijo que los trabajadores deben estar atentos a lo que llama la "guerra económica", la cual atribuye a la oposición en un intento por debilitar su mandato.

En la reunión con trabajadores, señaló: "Si tenemos el poder político, el poder obrero, el proyecto de futuro, nada es imposible".

Sobre el congreso de trabajadores, señaló que su propósito es "asumir el compromiso y las tareas de este momento histórico, para mantener la adhesión comprometida de los trabajadores de nuestra patria con el proyecto revolucionario del socialismo del siglo XXI".

Maduro dijo estar seguro que el pueblo venezolano "quiere hacer una revolución socialista".

"Nos lanzamos por los caminos de la patria y logramos llevar a esta Constitución los derechos laborales y rescatar los derechos a las prestaciones sociales que nos había robado el neoliberalismo.

Publicidad

Éramos pequeñas organizaciones de resistencia, en contra de las injusticias de la burocracia, de organizaciones que actuaban más como representante de los planes neoliberales de la burguesía y nadaba en la más espantosa corrupción en la historia sindical de Venezuela", aseveró.

Asimismo, Maduro exhortó a los trabajadores luchar por la aplicación de la Ley de Trabajo que aprobó el fallecido mandatario Hugo Chávez en 2012.

"Lo peor que le podría pasar a la revolución es que las leyes revolucionarias se convirtieran en letra muerta y la burguesía retomara espacios de poder y confundiera la mente de los trabajadores y los llevara por los derroteros del capitalismo nuevamente", alegó.

Maduro llamó a sus partidarios a no olvidarse que el gobierno enfrenta una guerra económica que "tiene 1.000 formas de expresarse".