El Índice de Vulneración de Derechos en los Medios (IVDM) se presentó este miércoles con una herramienta para analizar el contenido de todos los medios de comunicación social utilizando una fórmula numérica que mide la presencia o ausencia de 154 indicadores.

Estos indicadores los diseñaron el Laboratorio de Comunicación y Derechos conformado por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPC), la Defensoría del Pueblo y el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN), cuya misión es el estudio e identificación de la "discriminación y vulneración de derechos en los medios ecuatorianos, en especial en lo que se relaciona a los grupos de atención prioritaria y en situación de vulnerabilidad".

El Índice fue elaborado por un comité científico, integrado por el chileno Felipe Aliaga y los españoles, Martín Oller y Palmira Chavero que laboran en el IAEN.

El Índice evalúa 27 "dimensiones" y cada una de estas, analiza un conjunto de indicadores que advierte algún tipo de discriminación que se mide en una escala de 0 a 1; la 0 representa algún tipo de vulneración de derechos: "Contenido mediático respetuoso, abierto a las necesidades y sensibilización de las especificidades de los grupos de atención prioritaria; mientras que la escala 1 trata la vulneración total de derechos: "Viola derechos fundamentales reconocidos en la Constitución y tratados nacionales e internacionales".

El IVDM no solo medirá el contenido informativo de la prensa escrita, televisión o radio, sino también todo tipo de programas de entretenimiento y publicidad.

Las 27 dimensiones analizadas son: banalidad; cosificación; discursos de odio; distorsión; sensacionalismo, amarillismo y crónica roja; enjuiciamiento mediático, estereotipización; estigmatización; exclusión o marginación social; homogenización de la realidad; incumplimiento del Código Deontológico; invisibilización; mal empleo del lenguaje; manipulación; mercantilización; mitificación; negativización; normalización de aspectos negativos; ridiculización; sobrerepresentación de la violencia; transgresión de derechos de acceso a la información; tratamiento exhibicionista; tratamiento sexista; victimización; y, violación del derecho al honor, intimidad, propia imagen y privacidad personal y familiar.