Ramiro Ávila, abogado del colectivo YASunidos y representante de la comisión de alto nivel integrada por ese colectivo, denunció este martes que el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha descartado miles de formularios por la forma y dejó de lado el pronunciamiento de la ciudadanía a través de la firma.

Ávila pidió revisar firma por firma y que el CNE publique los nombres y apellidos, números de cédula de quienes considera que su adhesión está en duda, para que se acerquen a las oficinas del organismo a impugnar dichas rúbricas, sino quedarían válidas.

Julio César Trujillo, representante del colectivo advirtió que "los YASunidos no nos retiraremos sino hasta el final, la pelea la vamos a sostener hasta el final, tendrán que pasar sobre las iras de estos jóvenes, antes de que atropellen tan monstruosamente la voluntad de 756.000 ecuatorianos que han depositado su confianza con sus firmas en estos valerosos jóvenes", subrayó.

Mientras tanto, el vicepresidente del CNE, Paúl Salazar, anunció que este colectivo pasará a la siguiente fase final de verificación con alrededor de 600 mil firmas que cumplen con los requisitos mínimos de los diez dígitos de una cédula de ciudadanía.

Mañana notificará a YASunidos el número exacto de rúbricas que han sido validadas para la fase final que durará 15 días.

Salazar dijo que hasta el momento se han detectado que las cédulas de identidad de los firmantes tienen inconsistencias en nombres, apellidos y número de dígitos de los documentos de identidad.